Hace poco hablando con unos amigos, me preguntaban si consideraba que es buen momento para emprender y seguramente más de uno se estará haciendo la misma pregunta, pues el emprendedor busca iniciar en el mejor momento posible para salir beneficiado y reducir el riesgo natural que implica hacerlo.

Mi respuesta a la pregunta anterior es sencilla, creo que siempre es buen momento para emprender y hay espacio para hacerlo pero, no para cualquier negocio, porque la realidad cambia constantemente y se debe estar al tanto del panorama para tomar la mejor decisión posible. Entonces siempre es un buen momento para emprender pero no para cualquier idea.

Por ejemplo ¿hoy alguien cree que emprender en el negocio de venta de CD’s es buena idea?, o ¿que en plena contingencia sanitaria emprender un restaurante 100% físico será redituable?

Siempre es buen momento para emprender porque al final del día cuando se emprende, se debe buscar solucionar un problema o satisfacer una necesidad de nuestro cliente, por tanto, si se tiene una solución a un problema real, hacer tu empresa es el camino correcto.

El primer paso una vez que tienes el producto o servicio, para que comenzar en cualquier momento sea más sencillo, es conocer a tu cliente potencial. Conocerlo te hará más consciente de sus necesidades reales, su panorama económico y de su perspectiva. Podrás desarrollar mejor el modelo de negocio e invertir menos en publicidad y marketing.

El segundo paso será justamente definir tu modelo de negocio, que sea simple, claro y redituable, esto último no significa ganar mucho dinero desde la primera venta, significa que al plazo al que se proponga, la empresa ya genere ganancias. Esto dependerá del mercado al que se dirija y del giro de la empresa.

Una vez desarrollados los 2 pasos anteriores y el producto o servicio, podemos ver que realmente nunca hay un mal momento para emprender, pues siempre, no importa lo que suceda, hay problemas que resolver y necesidades que atender. Lo importante como emprendedor es saber reconocerlas y hacer algo al respecto. Esa es la valía del buen emprendedor, arriesgarse a hacer algo diferente cuando nadie más parece dispuesto a hacerlo.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL