TikTok es la red social del momento para las nuevas generaciones y poco a poco también ha sido invadida por viejas generaciones. Es la tercera aplicación sin juegos más descargada del mundo con más de 1.500 millones de descargas, pero eso no significa nada si la compañía no sabe cómo manejar la enorme responsabilidad que llega con esos números.

Es por ello que decidió hacer algo concreto ante un caso que pudo convertirse en crisis de marca. Durante varios días se han registrado protestas por el asesinato de George Floyd, un afrodescendiente que murió a manos de un policía que lo asfixió poniéndole una rodilla encima, de acuerdo con los análisis de la autopsia revelada por sus familiares.

La indignación por la discriminación racial alcanzó niveles insospechados, toques de queda, movilizaciones militares, saqueos, incluso que el presidente Donald Trump tuviera que refugiarse en un búnker, pero no todos salieron a las calles a marchar, algunos por estar imposibilitados para hacerlo.

Con las ganas de aportar desde sus “trincheras” digitales, algunos se expresaron en redes sociales y muchos de ellos en TikTok, pero al hacerlo, denunciaron un “problema técnico” que hizo parecer que los videos subidos bajo los hashtags #BlackLivesMatter y #GeorgeFloyd no recibieron ninguna vista.

TikTok pareció restringir los resultados de búsqueda de hashtags como #acab y #fuckthepolice, lo que enfureció a los usuarios y les recordó que TikTok no está libre de discriminación, pues a finales del 2019 admitió que suprimió los videos de creadores discapacitados, con autismo, síndrome de Down, marcas de nacimiento, queer y gordos.

Es por ello que esta vez la plataforma no solo admitió su error sino que presentó acciones para abordar las críticas de que su algoritmo y lanzó una promesa: crear un “consejo de diversidad de creadores” destinado a “reconocer y elevar las voces que impulsan la cultura, la creatividad y las conversaciones importantes en la plataforma”.

Además, reevaluará sus estrategias de moderación, desarrollará un nuevo proceso de apelaciones “fácil de usar” y desarrollará un nuevo portal de creadores para ampliar las comunicaciones y las “oportunidades para nuestra comunidad de creadores más amplia”.

Dijo que “se solidarizará con la comunidad negra” al participar en Black Out Tuesday, un día de acción contra la injusticia racial planeado por la industria de la música.

Así que cerrará su página de Sonidos, desactivando todas las listas de reproducción y campañas “para observar un momento de reflexión y acción”.

También, donará 3 millones de dólares a organizaciones sin fines de lucro que ayudan a la comunidad afrodescendiente y una donación separada de 1 millón para abordar la “injusticia racial y la desigualdad”.

Te recomendamos: 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL