El marketing deportivo en todos sus ámbitos, llámese fútbol, béisbol, fútbol americano, básquetbol, por lo general está relacionado con productos alimenticios, con cervezas, con ropa de marca con agencias de viajes o aerolíneas. Es un medio factible que aprovechan las grandes empresas para tener un contacto directo con la afición, que a final de cuentas es un cliente al que se le llega como cascada por todos lados.

Más columnas de Germán DíazHampshire:
Marketing y fútbol en tiempo de crisis, ¿qué hacer?
El “hitazo” de las Grandes Ligas
Sports marketing a través de la “panza”
“Naming rigths”… La globalizadora activación en los estadios

Muchos aficionados –y no es un caso exclusivo de México- hacen enormes e invaluables sacrificios para acudir a un estadio y apoyar con todo aunque sea desde la tribuna general al equipo de sus amores, para disfrutar de nueve entradas lo más cerca posible del diamante, para ser testigo de los momentos más emocionantes del deporte ráfaga casi al ras de la duela o para vivir de cerca el vertiginoso y ensordecedor ruido de los motores en un autódromo.

En fin, el hacerse de un lugar privilegiado en cualquier evento deportivo implica un gran esfuerzo, es prácticamente “tirar la casa por la ventana”, pero hay un sector que no está ajeno a este tipo de “sacrificios” en el deporte y sobre todo cuando se trata de tocar la susceptibilidad económica de los aficionados y me refiero a las instituciones bancarias y casas de ahorro, que utilizan al deporte como un “gancho” para captar nuevos clientes y reforzar su imagen.

Algunos bancos en la actualidad se han convertido en patrocinadores potenciales no sólo de equipos deportivos, en especial en el fútbol que es donde se da con mayor arraigo este fenómeno, sino también a nivel de torneos internacionales como la Copa Libertadores, que es el de más prestigio a nivel de clubes en el continente americano.

En la Liga MX del fútbol mexicano, cada uno de los 18 clubes que conforman la Primera División, cuentan con millones de seguidores, claro, existen los llamados equipos más populares que tienen hinchas por toda la República mexicana, pero todos tienen una cantidad considerable y es una oportunidad viable que el sector bancario no deja escapar por ningún motivo, por lo que además de ser sponsor en las playeras de algunos equipos, también aprovechan para ofrecer productos financieros que se tornan irresistibles para los aficionados que son apasionados de corazón al deporte.

Si eres un fanático que acude con frecuencia a un estadio de fútbol en México, puedes percatarte de la presencia de stands de ciertas instituciones bancarias que aprovechan el momento emotivo del aficionado para tener un acercamiento directo con él y ahí es donde empieza el estratégico merchandising de la marca financiera.

Y es que al calor de apasionado gusto por el fútbol, quién se puede resistir a la seductora voz de una edecán que casi al oído te dice: primer año gratis, acceso a partidos, entrenamientos, firmas de autógrafos, eventos especiales, recompensas, cinco por ciento de descuento en tiendas deportivas de prestigio y puntos extras canjeables por artículos de tu equipo. ¿Hermoso, verdad?

Es la forma más práctica en la que las empresas financieras activan su marca dentro del deporte, en especial el fútbol, a través de tarjetas de crédito, en el que le haces entender al aficionado de corazón que el sacrificio por adquirir unas entradas a un juego es solamente un tabú.

En México son varios los equipos que han recurrido a la activación de tarjetas de crédito, para otorgarles mayores beneficios a sus aficionados y así mantenerlos arraigados al club, hasta en los momentos de crisis. Por ejemplo: América, Cruz Azul, Toluca, Tigres, Monterrey, Pachuca, Pumas, además la de la selección mexicana. Incluso un banco llegó a ofrecer la del Manchester United cuando se generó el boom por la llegada de Javier “Chicharito” Hernández al conjunto de los Red Devils.

¿Tú has llegado a contratar una tarjeta de crédito de algún club deportivo? Cuéntanos tu experiencia.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL