Muchas marcas están implementando un breve cuestionario para tener mayor aceptación entre sus suscriptores, un a/b test.

El A/B Test consiste en desarrollar un formato con dos opciones. La idea es lanzar dos versiones de un mismo elemento y ver a cuál respondieron mejor los lectores. Esta prueba es un complemento que ayuda a optimizar la estrategia de e-mail marketing, así mismo puede contribuir a seleccionar la landing page más adecuada para el mercado.

Dicha técnica es un auxiliar en caso de que las visitas a una página estén en declive. Con esta estrategia se estarán tomando medidas directas del mercado para volver a mejorar el número de visitas y click-throughs.

Este método consiste en hacer dos versiones de una propuesta. Por ejemplo, en una empresa no se ha decidido si los botones de Redes sociales van a parecer alineados a la izquierda o a un lado del logo, entonces se toma una parte del total de suscriptores y se les envía a la mitad la primera propuesta, mientras que la otra parte recibirá la segunda opción. Luego se va a medir la apertura de ambas y se verá cuál tuvo mejor respuesta.

Dicha prueba no tiene repercusiones negativas, pues luego de estudiar el comportamiento de diversas versiones se puede obtener un estudio de mercado más detallado.

Los cambios realizados después del a/b testing van a incrementar las aperturas y vistas de una página, además van a reforzar la conexión con la marca.

Para una correcta lectura del A/B Test hay que poner atención a los elementos que influyen en el ratio de apertura de un e-mail o en los clics que el usuario hace en una landing page.

Una observación detenida va a demostrar un comportamiento en el A/B testing que puede ayudar a efectuar mejorías. Con esta herramienta, se tiene un approach cuantitativo que mede patrones de comportamiento de visitas y dicta los insights para desarrollar soluciones.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL