A pesar de que el punto de venta sigue como prioridad para la mayoría de los consumidores, el e-commerce ha ido en aumento de manera gradual en México, esto en parte motivado por la diversificación de métodos de pago y la experiencia de compra.

De acuerdo con datos de IAB México, los compradores digitales en el país aseguran que para mejorar aún más la experiencia de compra hay 5 puntos clave que toda marca y retailer debe considerar:

  • Procesos de compra más sencillos: 13%
  • Mayor oferta de producto: 12%.
  • Un mayor número de promociones: 10%.
  • Mejores opciones de devolución: 10%.
  • Páginas más fáciles de navegar: 10%.

Te sugerimos: E-commerce: 5 métodos de pago que todo retailer en México debe ofrecer.

En este sentido, es importante que cada compañía tome en cuenta las demandas y hábitos de consumo de sus clientes, esto con el objetivo de mejorar su experiencia de compra online y con ello favorecer el crecimiento del comercio electrónico en México.

Acciones para crecer en e-commerce

A pesar de que las compras en línea son cada vez más intuitivas y más constantes, esto gracias a una mayor familiaridad con este canal de venta, a la navegabilidad en sitios web, diversificación de métodos de pago, envíos, entre otros factores, existen aún retos que las marcas deben afrontar en el país, sin dejar de mencionar los hábitos de compra y tendencias de consumo.

Para mantenerse vigente en e-commerce y seguir optimizando la experiencia de compra y rentabilidad de una empresa, la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO).

  • Cambiar la cultura de los emprendedores a fin de transformar negocios tradicionales en negocios digitales.
  • Disminuir la brecha financiera, es decir, impulsar la bancarización.
  • Generar un ecosistema de pagos diversificados y bajo una estructura que permita garantizar la seguridad de los clientes y sus datos.
  • Trabajar conjuntamente para que crear un ambiente seguro para los clientes y negocios.
  • Invertir más en procesos logísticos que permitan una distribución óptima.
  • Invertir más en la educación del personal en áreas relacionadas con comercio electrónico.
  • Facilitar la autorregulación.
  • Impulsar el desarrollo tecnológico y la innovación aplicada al canal online.
  • Contar con infraestructura que facilite una mejor conexión a Internet.
  • Fomentar la economía colaborativa, es decir, hacer un mejor manejo de la información y trabajar conjuntamente por impulsar el comercio electrónico.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL