Los tianguis son una forma de comercio que ha existido en México y Centroamérica desde la época prehispánica. Existen modalidades similares en muchos países como Estados Unidos, España, Tailandia, Reino Unido, etcétera. Por siglos muchos consumidores han preferido este canal de venta sobre los canales modernos. Esto quiere decir que algo se está haciendo bien y los clientes lo valoran.

Más notas relacionadas: 
Hasbro establece relación de mercadotecnia con Disney
Claves del diseño sustentable y la mercadotecnia social
10 características que definen al estudiante actual de mercadotecnia

A continuación te presentamos 5 virtudes que tienen estos comercios informales:

1. Cercanía.- Los tianguis están cerca de la gente, de hecho forman parte del ambiente de la colonia o el barrio. Mucha gente acude a ellos porque están a unas cuadras de su casa, así que no pierden tiempo. Esto no quiere decir que deba existir un supermercado en cada esquina, pero sí que los productos deban estar en los canales cercanos al target.

2.- Personalización.- La gente se relaciona con los comerciantes. Éstos últimos conocen las preferencias de sus clientes y atienden de forma especial a cada uno porque saben qué productos les gustan y qué tipo de trato esperan. Lo mismo debe pasar en el resto de los canales, conocer las necesidades y procurar la personalización tanto en servicio como en los productos vendidos.

3.- Disponibilidad.- En el tianguis encuentras todo lo que buscas. Si algún comerciante no tiene ciertos productos, no importa lo consigue en ese momento con algún compañero y lo vende. Existe unión entre los comercios que forman el tianguis para que siempre exista disponibilidad de mercancía. Una vez más, todos los establecimientos deben administrar su inventario de forma adecuada para no quedarse sin producto o tenerlo estancado por mucho tiempo.

4.- Accesibles.- No sólo hay enceres que son más baratos en los tianguis, también la presentación es menor. La gente puede comprar pequeñas porciones de cada producto debido a que sus ingresos no son muchos. Las marcas también deben pensar en estos consumidores y lanzar líneas con presentaciones más pequeñas y por lo tanto más accesibles.

5.- Sociales.- El tianguis también es un centro de socialización. La gente se encuentra con amigos y familiares. Asistir al tianguis es una tradición acompañada de necesidad, el mercado ambulante es parte de la cultura de muchas personas y por lo tanto parte de sus hábitos de compra.

Foto: Wikimedia Commons

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL