Estamos a menos de 30 días de que este año termine, y para cerrarlo hacemos un recuento de las 5 fallas tecnológicas que pusieron en aprietos a sus marcas en 2016, esto con la finalidad de recordar aquellos errores que les costó dinero no sólo a las empresas dueñas de los productos, sino también a los consumidores que en algún momento compraron alguna de las tecnologías que a continuación se enumeran.

Explosión de Galaxy Note 7

La falla de este dispositivo móvil, según Samsung, le puede costar a la marca cerca de 3 mil millones de dólares al término de 2016 e inicios de 2017.

Samsung Electronisc cree que para el cuatro trimestre de este año la baja en los ingresos por dicha falla puede ser de 2 mil 200 millones de dólares, y para el primer trimestre de 2017 puede generarle un costo de 880 millones de dólares.

Este desafortunado suceso también acarreó la desconfianza de parte de su target, y ha mantenido expectantes a otros clientes que aún no se animan a comprar dispositivos móviles o cualquier otro artículo electrónico de esta marca. A pesar de ello Samsung Electronics sigue siendo una de las marcas preferidas por los mexicanos y a nivel global.

Para dar cuenta de esto esta marca registró ingresos por 177.37 millones de dólares en 2015, aunque esta cifra no superó los 182.27 millones de dólares registrados un año antes.

Piloto automático de Tesla no identificó un camión

La muerte de un conductor en EU, debido a que el piloto automático de su Tesla Model S no logró identificar un camión que viraba frente a él, desató la controversia sobre si es un riesgo confiar en los automóviles que se conducen solos.

Tras este incidente, el vehículo se convirtió en el foco de las investigaciones de dos agencias federales estadounidenses.

Tesla

Luego del lamentable hecho, la empresa argumentó que ni el piloto automático ni el conductor notaron el costado blanco del semirremolque, pero meses después lanzó una actualización de su software de conducción automática e insistió en que el piloto automático es más seguro que la conducción tradicional.

Pese a las indagaciones, el nuevo software obtuvo la aprobación de la Agencia Nacional de Seguridad en el Transporte Terrestre de Estados Unidos.

Continúa en la siguiente página

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL