1. Diseñe unas Bases de Participación equivocadas y que de ninguna manera tomen en cuenta la existencia de un agente económico preponderante, mismo que, además, cuente una con cobertura de servicios a nivel nacional que ningún otro de sus competidores tiene.
  2. Utilice un Método de Participación confuso que nadie entienda y que sea perfectamente manipulable en su métrica, así se asegurará siempre el resultado que se espera y no alguna sorpresa desagradable que pueda beneficiar al ciudadano o a la molesta competencia.
  3. Fomente el desequilibrio competitivo, así tendrá los elementos para que la competencia solo sea efectiva en el discurso político y no en la realidad del mercado.
  4. Procure la acumulación del Bien Licitado en muy pocas manos y si puede solo en una ¡mejor!; ya que así se ahorrará esa constante molestia de tener que tratar con distintos tipos de empresarios extranjeros, más si usted no habla inglés o ya tiene uno local de su preferencia como Regulador.
  5. Licite Recursos del Estado en condiciones Sub-optimas, ya que esto nunca falla para que la necia competencia compre esos recursos inservibles a precios que jamás serán acordes con sus Planes de Negocio y terminen arrendando capacidad y servicios a su empresa favorita.
  6. No sea transparente, total que a nadie le importa, la transparencia está sobrevaluada y además por eso es la Autoridad y usted manda, ¡que para eso es Autónomo!
  7. No haga públicos los resultados, porque son cuestiones muy sofisticadas que los de a pie no vamos a entender y además recordemos, ¡que para eso es usted la Autoridad!
  8. Nunca revise los Comunicados de Prensa que hacen sus empleados, así si le preguntan sobre el tema, usted no estará contaminado con posturas oficiales o lineamientos técnicos y mejor salga con retórica política sobre los “beneficios del proceso licitatorio”, le aseguro que con eso la prensa lo va a adorar.
  9. No se guíe de las Experiencias Internacionales, toda vez, que ningún país es igual a otro y usted como Regulador vanguardista que es, siempre le gusta innovar a costa del erario público y todavía no acaba a la fiesta.
  10. No le haga caso a los Expertos, total qué pueden saber ellos después de veinticinco años en el negocio, miles de documentos de trabajo y aburridas e interminables columnas semanales, si usted es el bueno y les está “enseñando como se hacen las cosas” a este grupillo de inexpertos disidentes.

Finalmente, queridos amigos de @InformaBTL estos “10 Malos Consejos” pueden parecer ser de risa, pero en los temas que yo manejo normalmente resultan ser una tragedia que después se empieza a convertir en farsa; Al tiempo.

PD: La Licencia literaria la tome prestada de un libro propiedad de mi hermano @luisrmunguia, Director General de una importante empresa de Comunicación & PR, pero como mi Editor in Chief @betosanchezm no me deja hacer comerciales, pues ahí averígüenlo o mándenme un Tweet y yo les digo quién es mi amigo.

¡Hasta la próxima y síganme en Twitter! @Benavideslaw

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL