• Se estima que en todo el mundo alrededor de 3,900 millones de personas permanecieron en confinamiento por el COVID19, según AFP.

  • El smartphone y la laptop son los dos dispositivos más usados por los mexicanos en home office, con un 88 y un 72 por ciento respectivamente, según Citrix.

  • En 2018, el 58 por ciento de las empresas en México practicaban el trabajo a distancia, según datos de Statista.

La pandemia ha cambiado por completo la vida de miles de millones de personas en todo el mundo. Mucha gente tuvo que dejar las calles para permanecer en sus hogares y evitar así el riesgo de contagio. Sin embargo, esto ha abierto una nueva serie de posibilidades, particularmente en el ámbito laboral y empresarial, ya que fomentó la implementación de home office, el cual podría ser regulado dentro de poco, ya que según Luisa María Alcalde, titular de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social, hay una iniciativa al respecto en el Congreso.

La noticia fue dada a conocer por Luisa María Alcalde la mañana de este lunes en la conferencia mañanera brindada por el gobierno federal. En dicho evento, la funcionara comentó que el home office podría implementarse en distintas industrias, particularmente aquellas en la que no se requiera forzosamente que los colaboradores estén en el centro de trabajo; sin embargo, explicó que su implementación dependería de cada empresa.

En contraste, Luisa María Alcalde explicó que hay sectores productivos en el país, los cuales no cuenta con la capacidad necesaria para implementar el home office, por dos motivos principales: uno de ellos es porque se requiere necesariamente de la presencia de los colaboradores en el centro de trabajo; el segundo está relacionado con la conectividad.

No obstante, la funcionaria recalcó que la implementación del home office no debe cambiar la relación laboral que existe entre las empresas y sus colaboradores.

Otro de los aspectos importante que mencionó Luisa María Alcalde es que el modelos de operación como el home office pueden tener un impacto positivo no sólo en la flexibilidad en los horarios, sino también en el incremento de la productividad. Cabe destacar que se buscaría que el trabajo a distancia se implemente tanto en el sector privado como en el público, especialmente porque abarata los costos de operación de las compañías.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL