La Marketingmorfosis

852

Al despertar, después de un sueño medianamente tranquilo y pensando en las estrategias de marketing que había implementado en el último trimestre y las próximas que pensaba implementar. Un día nublado, la mayoría de los profesionales de marketing de las empresas más importantes de la ciudad de México, se despertaron, encontrándose en su oficina, convertidos en una monstruosa y peligrosa especie.  Quizá no tan monstruosa. ¿Peligrosa? Me parece que sí, pero muy peligroso para la competencia que se avecina y que se encuentre a su paso. 

El hecho indiscutible es que, a partir de este cambio, hay y habrá dramas corporativos respecto al hacer y el deber ser del marketing.

Después de esta breve introducción Kafkiana, les comparto que en las empresas usualmente no se detienen a ver es lo que sucede al interior del universo del marketing y de los que formamos parte de él.  

Exigen resultados inmediatos a partir de las estrategias de marketing que definimos, sin considerar siquiera que toda estrategia tiene un por qué, un para qué y un para quién. Forma parte de un ciclo y que para llegar al paraíso de un “Won/Close Revenue” hay que pasar por todas las fases del “Customer Journey” hasta llegar al momento perfecto, es decir, al momento de compra. 

Actualmente existe un enfrentamiento del profesional de marketing ante un mundo lleno de marketing digital, social media, inteligencia artificial, realidad aumentada que oprime al marketer de la “old school” y puede llevarlo a superar sus propios límites o simplemente desaparecerlo de la estructura.

Cambio, transformación, conversión, mutación. Todos esos adjetivos son una realidad para el profesional de marketing del siglo XXI. En la columna que publicó Merca 2.0 sobre El puesto de Chief Marketing Officer está despareciendo es muy clara la postura: este es uno de los muchos puestos estratégicos que se encuentra en total transformación. 

El CMO del pasado ya no hace “match” con la industria del marketing del presente y del futuro, pero sobre todo con las necesidades de las corporaciones que buscan el “Growth” por todos los medios posibles. El pensamiento que solo se enfocaba en el marketing “Fancy” se ha transformado en un nuevo pensamiento, que analiza las oportunidades y necesidades que hay en el mercado, que se anticipa, que invierte con precaución y que mide resultados.  El CMO de hoy no solo busca el branding, busca entender los diferentes modelos de negocio y cómo llegar a ellos para generar resultados.

Antes parecería contradictorio que un CMO hablara de cuotas de venta, de actividades comerciales, de estrategias que tiene que ver con los diferentes canales de distribución y del crecimiento del negocio, hoy es una realidad.   

Para algunos podría parecer que el CMO se ha vuelto exigente y analítico, para otros, quizá se involucra en temas que no le atañen, pero para los que vemos más allá, el nuevo modelo de pensamiento del CMO se ha vuelto relevante. 

Si hay alguien que sabe de marketing es Seth Godin, él cree en hacer estrategias de mercadotecnia junto a la gente, no para la gente, porque de esa forma entendemos el punto en el que se encuentran y lo que necesitan. El reto de todas las empresas en el área de marketing es ser relevante y no ruidoso, es ser menos táctico y más estratégico, es dejar que el CMO se transforme y tenga la libertad de hacer marketing. 

Por cierto, yo soy uno de esos profesionales de marketing que despertó y se encontró trasformada, con un pensamiento diferente, con un lenguaje y acciones definitivamente más analíticas, que me han hecho llegar a conversaciones y decisiones que el marketing tradicional no me había llevado, para algunas empresas esto es un shock total, incluso a los que son testigos de la transformación les provoca rechazo y temor, a veces.. a mí también me da miedo, pero los cambios son necesarios para lograr la evolución de esta nueva especie, esa es la metamorfosis del marketing o como la he nombrado en el título de mi columna: La Marketingmorfosis.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL