Para empezar, déjenme decirles que YO NO JUSTIFICO de ninguna manera a los Políticos ni mucho menos algunas de sus erróneas decisiones, pero tampoco puedo decir que todos son corruptos, ignorantes o mal intencionados, tal y como algunos lo aseguran, aún y sin haber conocido en persona siquiera a alguno de ellos, es decir, son “testigos de oídas” como se dice en el argot legal y esos testimonios normalmente no sirven para nada y carecen de valor probatorio.

Lo que sí es innegable es que buenos y malos Políticos los hay y los habrá siempre, así como hay buenos o malos Abogados, Doctores, Ingenieros, etcétera, pero lo que también es un hecho, es que nosotros como Sociedad no somos tan distintos de los Políticos que tanto detestamos ¿A poco no?; ¿Qué los políticos son de otro planeta o cómo?; Si eran tan malos ¿por qué votamos a su favor elección tras elección? y si usted se considera una verdadera opción de cambio en México, pues ¿por qué no se lanza a la aventura política? y luego nos cuenta cómo le fue. ¡Ahh ya sé, eso es para corruptos y usted no se mezcla con ellos!

Sin embargo, estoy seguro que estas simples preguntas retumbaran en su mente un buen rato, toda vez, que es muy fácil para todos nosotros culpar al político de tal y cual decisión e insisto no los justifico de nada, pero en mis años de trabajo he tenido la oportunidad de platicar con muchos de ellos y les he decir que conozco personajes de la vida pública de lo mejor en todos los sentidos y otros más que ni siquiera vale la pena mencionarlos.

De esta misma manera, en la Iniciativa Privada existe un crisol de personajes excepcionales y otros más que por su insignificancia los he borrado de mi mente, así que la profesión pública o privada nada tiene que ver con la calidad humana de cada uno de nosotros, de ellos o más bien ambos.

Bajo este contexto, me parece difícil pensar que todavía alguien crea que el mayor problema de México es su llamada “Clase Política”, porque estoy seguro que más de uno de los que me lee tiene a algún amigo, pariente o conocido relacionado directa o indirectamente con esa Aristocracia Sexenal, o en su defecto, trabaja o trabajó en cualquier dependencia del Gobierno Federal, Estatal o Municipal, es decir, vive o vivió del presupuesto y todavía se queja; ¡no bueno, qué cinismo!

Finalmente, y como dice el célebre #FrankUnderwood de la serie @HouseofCards…, “El poder es mucho como los bienes raíces, todo es sobre ubicación, ubicación, ubicación. Mientras más cerca estés a la fuente, el valor de tu propiedad será más alto.”

Así que de acuerdo con Mr. Underwood ya sabemos por qué a los mexicanos nos gusta el velo del poder, ya sea real o ficticio; ¿me equivoco?

¡Hasta la próxima y síganme en Twitter! @Benavideslaw o visiten mi Fan Page: https://www.facebook.com/benavideslaw/

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL