En 1908 el científico Kikunae Ikeda descubrió el sabor Umami. ¿Qué es el sabor Umami? La palabra viene del idioma japonés y significa agradable o sabroso. Se trata del 5º sabor, el menos conocido de los demás: salado, dulce, ácido y amargo.

Más columnas de Pablo Mercado:
Personas como marcas experienciales
Los 5 aromas más utilizados en Marketing Olfativo
Los efectos del Marketing Sensorial en un Supermercado de Monterrey
¿Día del amor o día del marketing?

Lengua

El glutamato monosódico, ácido glutámico o MSG por sus siglas en ingles favorece el sabor Umami. El MSG aumenta la percepción placentera en los alimentos que lo contienen gracias a que aumenta la salivación, lo que hace que los ingredientes se perciban con mayor intensidad, es por esto que se genera una sensación fisiológica muy parecida a la que se da cuando tomamos algo que nos encanta.

Nuestra lengua puede degustar el umami desde muy pequeños pues la leche materna lo contiene. También alimentos como los pescados y mariscos, carne curada, algunas verduras y productos añejados contienen un poco de MSG de manera natural.

La industria alimentaria y sobre todo la de comida rápida añade MSG a sus productos desde hace varios años. Esta es la razón por la que en ocasiones cuando estamos consumiendo un alimento no podemos dejarlo de comer. Recuerdas el slogan de Sabritas? “A que no puedes comer solo una”.

En la película Super Engordame, Morgan Spurlock come solamente en McDonald´s durante 30 días y descubre que entre más come ahí más ganas le dan de regresar. Esto es atribuido al azúcar que contienen todos los productos, leyeron bien, TODOS los productos, desde las papas a la francesa, hasta las ensaladas y la carne. A nuestro organismo le gusta el azúcar y este puede resultar un elemento ideal para convertir a los productos en productos adictivos. Ahora imaginen si le añadimos un poco de MSG para obtener un sabor Umami.

Los efectos adversos del MSG en la salud han desatado una importante discusión. Algunos afirman que no provoca ningún efecto secundario, mientras que otros aseguran que es adictivo y es causa directa de la obesidad, la diabetes, el autismo y el trastorno hiperactivo de déficit de atención o incluso el cáncer.

Yo no creo que el MSG en cantidades normales sea malo y me parece un excelente recurso para resaltar el sabor de los alimentos, lo que nunca debemos hacer es abusar de esta sustancia. Recordemos que todo en exceso es malo.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL