Información publicada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) mostró que, este año, México cuenta con los trabajadores más estresados del mundo.

Países como Estados Unidos y China, con 59 y 73 por ciento de empleados estresados, respectivamente, y que son internacionalmente conocidos por sus extenuantes jornadas laborales, no superaron el 75 por ciento mostrado por trabajadores mexicanos.

Ansiedad, depresión, malestares físicos y emocionales, fatiga, insomnio, entre otros efectos son algunas consecuencia derivadas de estrés laboral.

Si bien este tipo de estrés es el causante de afecciones como las antes mencionadas, una mala organización interna, tareas monótonas y repetitivas, trabajos con plazos muy estrictos, horarios inflexibles, trabajo fuera del horario laboral, intimidación, falta de liderazgo y nulo o escaso crecimiento profesional, son algunas razones por las que un empleado puede desarrollar estrés, de acuerdo con el artículo “La organización del trabajo y el estrés, publicado por la OMS.

Cifras que generan estrés 

La Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), señala que nuestro país registra los más bajos niveles de productividad de este año, dentro de su lista de países miembros, seguido de Letonia, Polonia y Corea del Sur.

En una escala de 100 puntos, México sólo reporta 20 de ellos, lo que hace de nuestro país el menos productivo.

Además de que colaboradores de empresas suelen ser los más perjudicados de malas prácticas organizacionales, también las empresas suelen ser registrar importantes pérdidas monetarias, debido a este problema.

Problemas psicosociales en el trabajo, como el estrés laboral y sus efectos en la salud, generan pérdidas de alrededor de 16 mil millones de pesos, de manera anual, según estadísticas de la firma AON.

Junto con accidentes laborales, la ansiedad, depresión por problemas en el sitio de trabajo y estrés, pueden representar pérdidas equivalentes al 4 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) mundial, cifra señalada por la Organización Mundial del Trabajo (OIT).

Preguntar de forma directa qué problemas aquejan a los colaboradores, si consideran que existen malas prácticas que afectan su salud física y emocional, pedir que definan aspectos negativos y positivos del trabajo, son algunas medidas que la OMS sugiere para que cada empresa defina qué problemas existen y cómo solucionarlos.

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL