La sigla BTL suena cada vez con mayor fuerza entre la gente. A pesar de ser un término bastante usual, también es muy complejo. Por este motivo existen muchas personas que o lo entienden muy parcialmente (en el mejor de los casos) o erróneamente (en el peor de ellos). Por eso mismo en las siguientes líneas nos dedicaremos a aclararlo para facilitar su comprensión.

¿De dónde nace el término BTL?

Hace varios años, cuando las empresas tenían que considerar la distribución de dinero que iban a invertir para los distintos medios que utilizaban, se dibujaba una línea. Usualmente los masivos como televisión y radio quedaban arriba de dicha marca (above the line). El resto estaba por debajo de ella (below the line).

Usualmente los medios considerados como no masivos eran los que quedaban por debajo de la línea. De este modo comenzó a conceptualizarse esta distinción entre unos y otros, así como los diversos métodos de los que hacían uso.

¿Entonces qué es actualmente BTL?

En la actualidad se sigue considerando que BTL es la utilización de modos de comunicación no masivas para promocionar, publicitar y posicionar un producto o una marca. Para esto se considera un target concreto.

Sin embargo, este término ha ido evolucionando con los años. Ahora no sólo es BTL aquello que implica exclusivamente medios de comunicación no masivos, sino también es la presentación de productos o marcas de modo muy creativo. Por lo que tiene una importante relación no sólo con el marketing directo, sino también con el de guerrilla.

El BTL en la actualidad

A pesar de que los medios de comunicación fueron separados en ATL y BTL, lo cierto es que pueden coexistir juntos. Muchas empresas y agencias implementan estrategias 360, que involucra todos los medios y que busca hacerlo siempre con la mayor creatividad.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL