Taxistas de Río de Janeiro acordaron manifestarse, este viernes, en las inmediaciones del Parque Olímpico contra la start up Uber, y en específico Uberpool.

Fue el Consulado General de Estados Unidos quien envió un mensaje alertando a sus ciudadanos en Brasil, basado en información que recibieron de los organizadores de la protesta, quienes dijeron que planean cerrar avenidas alrededor del Parque Olímpico, y hacerlo en una hora pico para complicar el tráfico.

El pasado 1ero de abril, también los choferes realizaron movilizaciones que afectaron  el tránsito en el puente de 14 kilómetros que comunica las ciudades de Río de Janeiro y Niteroi y al que tuvo que acudir la Policía de Carreteras para impedir que algunos taxistas lo bloquearan.

Las protestas se producen luego de que un juez concediera una cautelar que prohíbe a la alcaldía de Río de Janeiro reforzar la fiscalización contra los conductores afiliados a Uber.

Otra decisión judicial de octubre pasado ya había dejado sin efecto una ley municipal que prohibió el uso de Uber en Río de Janeiro con el argumento de que viola el derecho a la libre iniciativa garantizado por la Constitución.

La empresa ha manifestado que Latinoamérica es la región con el mayor nivel de crecimiento para la compañía de transporte privado Uber, mientras que los mercados más dinámicos son México y Brasil.

Sao Paulo, Brasil, es una de las ciudades de América Latina que regula el servicio de Uber mediante una normativa municipal.

El ayuntamiento autorizó sólo 5 mil vehículos para brindar servicios de transporte con Uber, debido al faltante de taxis formales que se presenta en esa ciudad.

Uber debe pagar a la municipalidad de Sao Paulo una comisión de 0.10 reales de Brasil, para poder operar sus servicios de transporte.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL