En muchas ocasiones, pensamos en cuánto está valuado el trabajo que hacemos y lo que debería costar en un mundo tan competido.

Más columnas de Roberto González:
5 puntos de partida para atraer nuevos clientes
9 pasos para desarrollar tu modelo de negocio
El Decálogo del servicio a clientes
Millennials, 10 oportunidades para sacar ventaja

Tenemos una firme creencia que los precios dependen del ambiente, del mercado y de la presión social que rodea nuestros servicios o productos.

Sin embargo algunos expertos comentan que la calidad, la historia y lo innovador del producto puede determinar una posición del producto en el mercado.

La diferencia entre: “Que precios tan caros” a decir “los precios son altos pero se entiende”, es el análisis que se hace del producto, como se vende y los argumentos de venta para definir estos.

Pero ¿Cómo saber si nuestros precios están adhoc al mercado? Aquí van 5 preguntas que debes hacerte y evaluar en donde “estas parado”:

  1. ¿Cuáles son mis gastos operativos vs mi utilidad real? Es común no pensar en estos términos, y a veces castigamos gastos operativos con tal de ser competitivos, sin embargo esto hace que las perdidas sean mayores vs las ganancias. No pierdas de vista cuanto cuesta y ha costado desarrollar tu producto, siempre protege tu inversión y proyéctala a largo plazo, finalmente agrega el margen de utilidad. Este ultimo, en muchas ocasiones es determinado por el ambiente y mercado en donde vive el producto, tal es el caso de las marcas de lujo que su margen es mucho más alto de lo normal por brindar un Equity mayor. Y en ese caso, el consumidor no discute por este.
  2. ¿Sabes cómo está el mercado? El ambiente en donde convive la marca o servicio te dará la pauta sobre si tus precios son altos o bajos. Hay mercados en pleno crecimiento que la demanda hace que tu producto se valúe mucho mejor, y es ahí donde debes evaluar si estas en línea o definitivamente estas fuera para competir.
  3. ¿Cómo esta la competencia en precios? Investiga sobre lo que opinan de ti y tus productos, sobre productos similares y como son abordados por la competencia. Los precios siempre se gestionan y se evalúan de acuerdo al valor del mercado, de ahí toma parámetros para saber tu posición y hacia donde quieres llevar tu marca.
  4. ¿Cuál es mi herramienta de venta? Argumentos, casos de éxito, historia, networking, y otros soportes te ayudarán a vender mejor tu producto. A argumentar el porque tus servicios o productos valen la pena y sobre todo ser tomados antes que la competencia. Recuerda que el valor que se le da a una marca, es por lo que tus Clientes hablan de ti y por la percepción de los demás.
  5. ¿Cuál es tu Valor en el mercado? Considera que muy pocas marcas perduran y tienen una buena reputación basando su estrategia de ventas en el precio, solamente aquellos clubs de precios tienen grandes ofertas, y, en muchas ocasiones su promesa falla, pues sostener una estrategia así, es muy costosa y genera un identidad de marca muy frágil.

Basa tu estrategia de negocio en los servicios que das, créeme que el precio no se notará si verdaderamente tienes un buen diferencial ante la competencia.

Basado en estas 5 y simples preguntas, verás en donde esta tu imagen ante el mercado y que tan atractivo eres para tomarte en cuenta.

Recuerda que “como te ven te tratan”, y esto aplica en todos los términos, busca ser coherente sobre lo que vendes y la imagen que construyes alrededor de tu marca. De esa forma harás que el precio sea lo ultimo que se note cuando te vean.

Al final de todo, poner un precio coherente a tu marca es construir una buena imagen de ti a largo tiempo.

Y tú, ¿cómo construyes tu imagen?

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL