Ser un perdedor es mejor que ser un ganador

274

¿Te gusta ganar? ¡A quién no! Esa emoción de haber logrado tu objetivo y ser el mejor, es una satisfacción muy particular. Pero ganar no te enseña tanto como una derrota.

Siempre me he considerado un gamer, he jugado muchos juegos en diferentes plataformas, y la mayoría tienen un factor común, son juegos diseñados para un solo jugador, el modo campaña está pensado de forma tal que puedas ir avanzando y mejorando solo, sin ayuda de nadie más. Sin embargo, en la vida real, rara vez todo depende únicamente de tus habilidades.

Desde hace ya un par de años soy jugador de League of Legends, uno, si no es que el MOBA más popular, y si bien he jugado ya por un par de años, recientemente le he puesto un poco más de atención y empeño, y he descubierto lo mucho que un juego de este tipo puede enseñarte, no sólo del juego en sí, sino de la vida misma.

LoL es un juego competitivo que, sí o sí, juegas en equipo, siendo cada partida conformada de 2 equipos con 5 competidores cada uno; cada jugador elige un campeón diferente y se enfrentan con un solo objetivo: GANAR. Es decir, en cada partida eres tú y otros 9 jugadores completamente al azar, personas que nunca has visto y que seguramente no volverás a ver en alguna partida por mucho tiempo. Todos, se supone, tienen más o menos el mismo nivel de habilidad en el juego, para que sea más competitivo, y por ello ganar no es tarea fácil. Debes tener paciencia, buscar oportunidades, evitar errores y calcular correctamente tu daño para ganar, como he dicho antes, es toda una reflexión de la vida misma.

Pero ¿qué lecciones concretas puede darnos una partida de 30 ó 40 minutos? Pues resulta que muchas, e invaluables, por ello a continuación enuncio algunas:

1. Trabajo en equipo: Para jugar te emparejan con 4 jugadores completamente desconocidos, no sabes qué tan buenos o malos son, debes confiar en que entienden el juego y saben lo que hacen, si empiezas a darles instrucciones de cómo crees que deben hacer las cosas vas a pasar un muy mal rato y, por supuesto, perder. Claro habrá veces que debas acarrear al equipo y tomar el control de las decisiones y otras en las que el enemigo contrario sea mucho mejor que tú por lo que deberás confiar en que tu equipo tea acarreará a la victoria.

-En la vida pocas veces escoge uno su equipo de trabajo, debes aprender a trabajar en conjunto para cubrir las carencias individuales de cada persona y dar resultados para ganar.

2. Objetivos: El objetivo del juego es destruir el núcleo enemigo, para ello deberás tirar las torretas que están en el camino y eliminar a los otros 5 jugadores. El objetivo, en papel, es muy sencillo, pero en la práctica no es tan simple, empezando porque a veces el objetivo puede confundirse. Los asesinatos te dan oro, oro que sirve para comprar objetos que te harán más fuerte, por tanto, si tienes buenas habilidades con tu campeón, puedes decantarte por matar una y otra vez a tu rival, y por tanto ese se vuelva tu objetivo. ¿Pero ello te ayuda a ganar la partida? No necesariamente, puedes tener 40 asesinatos y no haber tirado una sola torre en 30 minutos, mientras que el equipo contrario puede no ser tan bueno asesinando, pero destruir tu núcleo.

-Por tanto, entiende bien tu objetivo, no dejes que en tu camino a la victoria se desvirtúe tu objetivo final por una ganancia rápida, cada vez que te sientas tentado, recuerda el por qué haces las cosas.

3. Tolerancia a la frustración: El equipo enemigo puede ser muy bueno, y por más que lo hayas querido e intentado, simplemente te han reventado en línea una y otra vez, por lo que has perdido la partida, o peor aún, te ha tocado en tu equipo un jugador que sólo ha “trolleado”, dejándose matar una y otra vez, que siempre está en otro lugar cuando hay peleas en equipo o que simplemente se ha desconectado, dejándolos a la merced del otro equipo.

-Debes entender y aceptar, que hay cosas que simplemente no puedes cambiar o controlar, por lo que lo mejor es desarrollar tolerancia para que cuando las cosas no salen como quieres; no dejes que te afecten emocionalmente y puedas seguir adelante. Como dicen coloquialmente “el que se enoja pierde”.

4. Evaluar y resistir: En ocasiones la composición de tu equipo es muy débil al inicio del juego, y es que son campeones que van ganando poder conforme se va desarrollando el juego, por ello el equipo enemigo parecerá ir ganando sobradamente y habrá más de uno que quiera rendirse a los 15 minutos. Entender que no es por mal desempeño, si no por composición es vital, para evaluar la situación y saber si rendirse o no es correcto.

-Muchas veces te verás en situaciones en las que no es tan claro que puedas llegar a tu objetivo final, debes ser lo suficientemente objetivo para evaluar si se podrá lograr o no y entonces decidir si debes resistir un poco más.

5. Dedicación y persistencia: Para ser mejor jugador y ganar más partidas, debes dedicarle tiempo; tiempo para entender los duelos en los que ganarás y perderás, entender cuándo pelear y cuándo retirarte, esta habilidad sólo se desarrolla con la práctica y el tiempo.

-Una frase que ejemplifica esta lección muy bien para la vida, sale al inicio de la película: The Founder que dice: “Nada en este mundo puede tomar el lugar de la persistencia. El talento no lo hará. Nada es más común que hombres fracasados ​​con talento. La genialidad no lo hará. Los genios sin recompensa son casi un cliché. La educación no lo hará. El mundo está lleno de tontos educados. La persistencia y la determinación son por sí solas son omnipotentes”

6. La derrota: Muchos juegos terminarán en derrota, de hecho, el juego estima que la mitad de tus partidas serán derrotas, pero es de ellas de las que más puedes aprender. Claro, lo más sencillo es culpar a tu equipo por un desempeño inadecuado, y si ese es tu planteamiento, está bien, seguirás jugando intentando ganar hasta que tu equipo juegue “bien” y por simple estadística, eventualmente ganarás. Pero entender que en cada partida perdida hay más de un momento en el que pudiste hacer algo diferente o mejor es la clave del éxito.

En la vida siempre es más sencillo culpar a otros de tus circunstancias, y no hacerte responsable de las malas decisiones que has tomado. Los pocos que entiendan que está en ellos ser mejores, mejorarán. Por tanto, perder te hará crecer constantemente buscando siempre qué puedes hacer mejor y esa es, a mi parecer, la lección más importante de todas.

Lo anterior son algunas de las cosas que un videojuego puede enseñarte y que te sirven para la vida real, cada quién es responsable de cómo entiende y aplica dichas enseñanzas. Al final del día lo importante es que entiendas que cada cosa que haces, ya sea de ocio o profesionalmente, te brinda importantes lecciones y eres tú quien debe reflexionar para sacarle provecho.

Por lo pronto te dejo la mía.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL