• Coppel en dilemas ante reportes de sus propios clientes por una aglomeración en una de sus tiendas, avisaron a la Policía.

  • Familiares de los clientes se acumulan afuera de la tienda y esto ha encendido las alertas de contagio.

  • La firma es percibida como una de las marcas más solidarias ante los mexicanos durante la crisis sanitaria, según PQR Planning Quant.

La seguridad y la salud son dos aspectos prioritarios en medio de la pandemia. Al menos debería ser así para las compañías, idealmente por proteger a sus clientes y empleados de contagios, o al menos por temor a una sanción. Sin embargo, una vez más el nombre de Coppel se ve inmiscuido en la polémica.

Primero, la tienda fue señalada porque no cerró, cuando otras similares detuvieron sus operaciones por no ejercer actividades esenciales, como las autoridades solicitaban, así que  los propios consumidores convirtieron el tema en tendencia, exigiendo que el trato del Gobierno fuera equitativo para todas las compañías, incluidas Coppel y Elektra.

Finalmente la postura fue que Coppel podía operar porque tiene BanCoppel en sus filas, actividad esencial. Ahora, que las actividades se han reanudado en gran parte del país, las empresas y tiendas tienen “luz verde”, pero no deben descuidar las medidas sanitarias que hay que respetar.

Entre ellas figura el control de aforo, la entrada controlada con medidor de temperatura, sanitizantes, gel antibacterial y cubrebocas, entre otras. Sin embargo, una de ellas al parecer fue rota en un Coppel de Ticul, Yucatán.

El Diario de Yucatán reporta que se reportó una aglomeración, no un día, sino que es constante, en la departamental. Los propios ciudadanos exigieron la intervención de las autoridades municipales para que tomaran cartas en el asunto, aunque la respuesta no fue una clausura.

Al parecer, la gente se reúne afuera de la tienda a esperar a sus familiares que entran a hacer trámites y por ello hay una aglomeración, pero al ser afuera de las instalaciones, las autoridades no pudieron hacer nada, más allá de prevenir a la tienda de no romper las normativas.

Te recomendamos:

“Había gente afuera, adentro el negocio no estaba lleno. De todas formas se hizo un llamado de atención en la tienda y se tomaron las medidas necesarias”, indicó la Policía local, por lo que no hubo repercusiones para la firma.

La ciudad ocupa el tercer lugar a nivel estatal en número de casos positivos de COVID-19 con 561 y tres fallecimientos.

En otro caso donde sí hubo un castigo: Hace poco una aglomeración en Soriana fue la causante de su suspensión. Un video muestra la impresionante estampida que se registró en Soriana, en Chilpancingo, Guerrero, para aprovechar las llamadas “súper ofertas” del establecimiento. Gritos, empujones, gente cayendo al suelo y pisada por otros que quedaron lesionados.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL