• En 2020 se espera que las ventas globales del retail alcanzar los 26.07 billones de dólares, según eMarketer.

  • Específicamente en el caso de México, se registraron 5.08 billones de pesos en ingresos generados por la industria del retail en 2017, según el Inegi.

  • El segmento de las tiendas de alimentos y especialidades registró ingresos por 686.76 MMDP, según datos de Statista.

En aras de la salud de los consumidores, una de las apuestas más importantes de los legisladores de la actual administración en México es imponer distintas medidas para desincentivar el consumo de productos calóricos y refrescos. Un primero paso fue la aprobación del etiquetado frontal. Otra medida que podría aprobarse es el impuesto a alimentos calóricos, el cual ha sido rechazado por la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC), de acuerdo con Notimex.

Cuauhtémoc Rivera, presidente de la ANPEC, explicó que el principal motivo para rechazar el impuesto a los alimentos calóricos y a los refrescos es que quienes terminan pagando dicho gravamen son los propios consumidores, lo cual puede dañar la economía personal y familiar.

El gravamen a alimentos calóricos y refrescos que se desea incrementar es el Impuesto Especial a Productos y Servicios, el cual, según comentó el funcionario de la ANPEC, tienen como objetivo el proteger la salud del consumidor; sin embargo, también explicó que resulta irónico porque dicho dinero no llega al sector salud, tal y como lo ha mostrado la falta de insumos para trabajar en las emergencias.

Por su parte, la Asociación Nacional de Productores de Refrescos y Aguas Carbonatadas (ANPRAC) ha comentado que un incremento en el IEPS a alimentos y otros productos podría tener un efecto negativo no sólo en los consumidores con menor cantidad de recursos (ya que el 57 por ciento de dicho gravamen lo pagarían este segmento de la población), sino que también podría dañar la cadena de valor de la economía, de tal modo que tuviera un impacto negativo de 13 MMDP y una pérdida de 20 mil puestos de trabajo.

Según comentan no hay información científica que garantice que un aumento en los impuestos pueda disuadir de consumir como alimentos calóricos, refrescos o cigarros. Precisamente acerca de este último tipo de artículo se ha mencionado que el incremento en el IEPS, no sólo ha representado un golpe a la economía de 15 millones de mexicanos, sino que también a fomentado el contrabando y el gobierno informal.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL