El marketing directo cuenta con diferentes bondades entre las que destaca la generación de una comunicación directa y personalizada con el público meta al que se dirige una marca. Al generar un lazo más estrecho, la respuesta por parte de la gente es mucho más efectivo, lo cual implica un mayor retorno de inversión. Este canal below the line tiene distintas estrategias y herramientas, como los programas de lealtad, el CRM y el telemarketing, técnica que cuenta con una considerable variedad de facilidades que hay que tomar en cuenta cuando en su implementación.

Una de las grandes ventajas con las que cuenta el telemarketing, y que ya tuvimos oportunidad de mencionar, es la facilidad para generar una comunicación directa y personalizada con el público meta. Con una buena base de datos y agentes telefónicos bien preparados se puede generar entablar un diálogo mucho más efectivo entre la gente y la marca.

Esta oportunidad de generar una comunicación directa y personalizada con el público meta que se genera con el telemarketing facilita que sea mucho más sencillo y efectivo transmitirle a la gente el mensaje de la marca. Por medio de la empatía que se puede entablar es posible generar audiencias más receptivas.

A diferencia de otras estrategias de marketing BTL, el telemarketing permite que la estrategia se pueda ajustar en tiempo real a las necesidades del cliente. Dicho de otro modo, si se tiene un consumidor que tiene dudas sobre la compra o que está insatisfecho con la firma, el agente telefónico puede sondearlo y realizar propuestas para que éste quede satisfecho.

El trabajo que se realiza con esta estrategia es constante, requiere de la presencia continua del agente telefónico para darle seguimiento al cliente, lo que permite que haya una presencia de marca constante y al mismo tiempo la calidad de la atención y el servicio al cliente sea la óptima.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL