¿Qué es el restyling?

Cuando se trata sólo de un cambio de imagen corporativa, el restyling es la estrategia correcta.

3366

Es bien sabido que una marca y su imagen corporativa no pueden permanecer intactas de por vida. Muchas veces una u otra (incluso ambas) se ven afectadas por los golpes del tiempo; por lo tanto, necesitan un cambio. Pero al hablar de transformaciones, ¿qué tan profundo deben ser los ajustes que se realizan? Cuando la modificación no es tan grande, es mejor recurrir al restyling.

A diferencia del rebranding, el restyling tan sólo consiste en el rediseño del logotipo, imagotipo y isotipo, entre otros, con el que cuenta una empresa, con la finalidad de que se ajuste a las tendencias y gustos gráficos de un momento determinado de una compañía, de acuerdo con datos de Invettatte y Anagrama Comunicación.

Hagamos una analogía para comprender mejor el proceso de restyling. Pensemos en niño. Él, cuando aún es un párvulo, se viste de cierto modo, pero una vez que se transforma en un adolescente, modifica su vestimenta. Si nos movemos un poco más en la línea temporal y nos dirigimos al momento en el cual el chico ya es un adulto, notaremos que si imagen pública es totalmente distinta. Lo mismo pasa con una marca. Crece de desarrolla, pero definitivamente está en constante cambio. Aunque sea la misma (igual que el chico) no se vestirá igual en la niñez que en la adultez.

Inventtatte nos menciona un punto importante sobre el restyling y es que si bien se hace un cambio de logo, el resultado debe respetar e ir acorde a los valores y personalidad de la empresa a al que representa.

Se suele recurrir al restyling cuando se considera que la identidad visual de una marca ha envejecido y necesita rejuvenecer, de acuerdo con datos de Anagrama Comunicación. También se suele recurrir a esta estrategia cuando se busca darle un aire mucho más profesional a la firma.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL