Se trata de una estrategia de mercadotecnia de guerrilla que puede resultar muy útil esencialmente en esta era dominada por las redes sociales, pues en la actualidad la opinión de los consumidores puede enaltecer o derrumbar una marca.

Notas relacionadas:
¿Por qué es importante el Índice de Confianza del Consumidor para el marketing?
¿Qué es el branding? La explicación en tan sólo dos minutos
¿Qué es una estrategia de cross selling y qué beneficios tiene al implementarla?

El concepto astroturfing es tal vez difícil de recordar, pero si se piensa en sus raíces en inglés tal vez cobre bastante sentido, ya que sus orígenes devienen del concepto de astroturf que significa pasto artificial, la cual pese a ser una palabra existente en el diccionario de la lengua inglesa, es en realidad el nombre de una marca registrada pionera en la fabricación de césped sintético que se popularizó tanto, al grado de convertirse en la palabra denominadora del producto. Lo cual, sin duda, es un fenómeno de mercadotecnia interesante.

El hecho es que el la marca estadounidense AstroTurf es conocida por su habilidad para fabricar pasto sintético que parece hierba natural. Así que esta marca además de haber introducido un término al diccionario también es la responsable de darle nombre a la estrategia de marketing de guerrilla astroturfing que hace referencia a la artificialidad, ya que en términos mercadológicos se trata de una táctica que finge tener respuesta de consumidores acerca de campañas comerciales o productos de forma instantánea y espontánea.

astroturfing

De esta manera, el astroturfing pretende obtener una respuesta por parte del consumidor a la par que aparenta tener seguidores que defiendan la marca, lo cual es fácil ahora con el auge de las redes sociales. En realidad las agencias remuneran a estos defensores por su labor de apoyo y de difusión de mensajes positivos acerca de la marca. O bien, los especialistas en marketing les pagan por la creación de blogs falsos y su participación en foros.

En definitiva, si se usa de manera positiva el astroturfing puede llevar al éxito la campaña de una marca al hacerla viral o bien, puede destruirla o al menos crearle una crisis si se trata de perjudicar a la competencia, por ejemplo, hace ya algunos años Microsoft fue acusado de escribir miles de cartas a periódicos fingiendo tratarse de ciudadanos en desacuerdo con la demanda antimonopolio que le había sido impuesta a la compañía. Por otra parte, la empresa Nvidia, fabricante de tarjetas gráficas, enfureció a sus antes seguidores al hacerse pública la noticia de que la empresa bombardeaba los foros de consumidores con publicaciones falsas y por supuesto positivas sobre sus productos.

Para beneficio o perjuicio de una marca la estrategia astroturfing funciona en cadena, y nadie descubre dónde comienza.

* Con información de Pixartprinting

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL