Con la finalidad de que el cliente obtenga la mejor versión posible de un producto o un servicio (para que cuando lo consuma se garantice su satisfacción), es importante que las empresas garanticen en prácticamente todo momento que la calidad que ofrecen es la mejor. Existen modelos y sistemas por medio de los cuales esto se puede volver realidad, como es el caso del Total Quality Management; sin embargo, hay elementos que pueden frenar la implementación de estas herramientas. ¿Cuáles son? Precisamente en las siguientes líneas hablaremos sobre esto.

Uno de los principales elementos que pueden frenar la implementación del Total Quality Management en una empresa es la falta de comunicación. Hay que recordar que este sistema busca que la calidad sea la mejor en todas las áreas de una compañía y que la sinergia que se genera en todas ellas de como resultado un buen producto o servicio. Para generar ese trabajo en conjunto es necesario que el personal se mantenga informado y en contacto en prácticamente todo momento.

La retroalimentación en cada una de las áreas de la empresa es necesaria para realizar el Total Quality Management. Carecer de ella podría ser un tope a su implementación. Es fundamental generar la confianza con los colaboradores para que ellos sean quienes comenten qué puede mejorar en el segmento en el que está trabajando.

Sin embargo, la retroalimentación también debe venir de fuera de la empresa, por parte de los clientes que están recibiendo un servicio o un producto. Es importante escuchar qué es lo que tienen que decir, cuáles son sus dudas o comentarios , sobre lo que están pagando. Para lograr esto es necesario contar con un buen servicio al cliente, que sea empático y responsable para almacenar, estudiar y procesar toda esta información. De modo contrario, esto podría representar un reto para la implementación de este sistema de calidad.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL