Además de la parte del punto de venta en la que se encuentran los estantes y los productos que pueden comprar los clientes, uno de los sitios más importantes que puede haber en una tienda es el almacén en el que se encuentra el stock que tiene un retailer. Por este motivo es importante mantenerlo es un buen estado. En las siguientes líneas te ofrecemos algunas recomendaciones básicas para llevar a cabo esta labor.

Por supuesto, la organización en un almacén es fundamental. Cada uno de los productos que llegue debe estar colocado en una sección específica junto a otros artículos de la misma categoría, con la finalidad de que puedan ser ubicados de manera eficiente y sencilla.

Cabe destacar que incluso en una categoría los productos deben ser acomodados ya sea de orden alfabético o a través de otro sistema, con la finalidad de que los artículos para que la tarea de resurtir los anaqueles sea mucho más rápida y sencilla.

Otro de los puntos elementales que se deben tomar en cuenta para tener un almacén en buen estado es la limpieza. Si este espacio está sucio, las integridad de los productos que se encuentran en este lugar se puede ver comprometida. Por ejemplo, si se trabaja con una tienda de víveres, un espacio de almacenamiento sucio puede atraer a ciertos animales que perjudiquen este tipo de bienes y la inversión que se hizo en ellos se perderá.

Es importante que la parte del almacén se encuentre conectada con la zona de carga de la tienda, con la finalidad de que el transporte y acomodo de producto se haga de manera mucho más rápida y sencilla. Del mismo modo que van llegando, se pueden ir acomodando.

Es importante mencionar también que los pasillos de este espacio esté bien iluminados para evitar prácticamente cualquier tipo de accidente que pueda comprometer a los colaboradores o a la mercancía.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL