El pasado viernes 27 de abril, el Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI), presentó fallas de tal modo que los usuarios de distintos banco no pudieron realizar sus operaciones bancarios como comúnmente lo hacen. Aún no se sabe la causa, pues, mientras algunos medios especulan que se pudo haber tratado de un ciberataque, otros comentan que no fue el motivo.

De acuerdo con datos de El Economista, lo que pasó con el SPEI pudo lo que se conoce como un Do S attack, ataque cibernético en el cual consiste en un bloqueo que se realiza a través de distintas fuentes, por lo que es complicado detenerlo. La analogía que pone el medio es la siguiente: es como si un grupo de personas obstaculizaran la entrada a un determinado edificio. Sin embargo, y como bien explica el sitio, aún hay peritos forenses trabajando en el caso para determinar qué fue lo que pasó con el sistema.

Sin embargo, Excélsior en su portal electrónico ha mencionado que el Banco de México (Banxico) rechazó la posibilidad de un hackeo al SPEI, sino que más bien tiene que ver con un problema con su proveedor de conectividad al sistema, lo cual provocó que sólo ciertas instituciones bancarias y financieras experimentaran detalles y no todas.

De acuerdo con datos de El Universal, los bancos que tuvieron problemas con el sistema de transferencias y pagos del SPEI son Banamex, Banjército y Banorte.

Según explica ese medio, Mario Di Constanzo, presidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), explicó que apoyará a las personas que no pudieron hacer sus pagos en tiempo debido al incidente que sucedió con el SPEI. Explicó que sería injusto que se cobraran intereses si los pagos de sus tarjetas o préstamos no llegaron a tiempo a raíz del inconveniente.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL