En marketing, un grupo de personas que cuentan con la capacidad de compra y demandan un producto o servicio son consideradas un mercado de consumo.

En términos muy básicos, el mercado también es considerado como un lugar donde se reúnen las fuerzas de la demanda y las fuerzas de la oferta para realizar un intercambio comercial, a través de un precio como puede ser un centro comercial o una tienda de supermercado.

El profesional de marketing es responsable de conocer los patrones y variables que el consumidor muestra con la finalidad de diseñar estrategias alrededor de un producto o servicio, que permitan satisfacer sus necesidades o deseos específicos. De esta manera también es posible diferenciarse de la competencia ya que la mezcla de mercadotecnia será distinta debido a que se puede apostar por una segmentación de mercado o por aspectos en el producto que atraigan a un target puntal.

Por ejemplo, el conocimiento de la preferencia en promociones es un aspecto que puede cambiar el comportamiento del consumidor dentro de un punto de venta. De acuerdo con el Estudio Preferencia de Promociones 2018 del Departamento de Investigación de InformaBTL, el 58 por ciento de los encuestados dijo que suele comprar con promociones de manera muy frecuente, si se trata de un producto o servicio que necesita aprovechar.

Los lugares donde es más común el lanzamiento de promociones y que el consumidor las utilice son tiendas departamentales, sitios web, tiendas autoservicio, outlets y tiendas especializadas, por mencionar algunas.

Los cambios en el comportamiento del consumidor influyen en el desarrollo de las estrategias de comercialización. Por tal motivo, entender los patrones de consumo en una área geográfica y las variables que detonan el consumo en un segmento de mercado es importante, y no debe ignorarse, si se pretende permanecer constantemente en la preferencia del consumidor.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL