El uso de vaporizadores es una tendencia preocupante debido a que, tal como lo refieren los especialistas, acerca a los jóvenes a la nicotina, lo cual puede causar un daño en el desarrollo del cerebro. Del mismo modo, aunque estos productos, a diferencia de los cigarros tradicionales, son libres de humo, los efectos que pueden provocar a largo plazo también podrían ser nocivos para la salud.

No obstante y aunque en algunas ciudades de Estados Unidos como San Francisco, ya está prohibida la venta de vaporizadores, grandes empresas como Philip Morris invierten cada vez más en su producción.

Aún después de las alertas que surgen del uso de productos libres de humo, Philip Morris Internacional confirma sus planes de centrarse en la venta de estas alternativas, ya que tal como lo mantienen los voceros de la marca, “representan una mejor opción para los hombres y mujeres adultos en todos los países en los que operamos incluyendo México, que de otra manera seguirían fumando”.

Uno de los productos de la marca con mejor aceptación es el IQOS, que solo calienta el tabaco en lugar de quemarlo, evitando así que la sustancia consumida resulte tan dañina como en el caso de los cigarros.

Al respecto de esta toma de decisiones, la marca admite que tanto para vaporizadores como para cigarros tradicionales, es precisa una regulación que prohiba estrictamente la venta a menores, con el fin de lograr que estas alternativas cumplan con el control sanitario para el que fueron creadas.

Del mismo modo, Philip Morris señala que está prevista la fabricación de vaporizadores al cien por ciento, por lo que los cigarros de las marcas Marlboro y Chesterfield, entre otros, podrían desaparecer por completo de su gama de productos.

Te sugerimos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL