El comportamiento del ser humano no sólo se ve modificado por una cuestión racional, sino también por factores emocionales y estímulos que se perciben a través de los sentidos, los cuales permiten distinguir un color, aroma o sonido, por mencionar algunos.

Y son justo los sentidos y la parte emocional que caracteriza a las personas, que las marcas han aprovechado ambos aspectos para no solo resultar interesantes para el consumidor, llamar su atención y despertar la intención de compras, sino también para crear vínculos emocionales con ellos y forjar relaciones a largo plazo.

Como parte de la gama de estrategias de marketing en puntos de venta y también en tiendas online, el packaging es una de las más efectivas, ya que no solo cumple con una función de protección y mantenimiento de las propiedades del contenido, sino también como medio de comunicación con el shopper, detonador de emociones y un elemento que impacta directamente a la vista del cliente y que además suele influir en la decisión de compra.

Según el Departamento de Investigación de InformaBTL, el 65.9 por ciento de los mexicanos afirmó que el packaging sí influye considerablemente en su decisión de compra.

Color, elemento clave que comunica y orienta la compra

Charles Spence, catedrático y jefe del Laboratorio de Investigación Intermodales, perteneciente al Departamento de Psicología Experimental de la Universidad de Oxford, realizó un estudio en donde analizó cómo percibe un consumidor los envases disponibles en supermercados.

Según el investigador, los colores, olores y texturas de un packaging son factores clave, al momento no solo de tomar la decisión de compra, sino también cuando se trata de identificar una marca.

Al igual que sucede con la forma del packaging, y cómo facilita el reconocimiento de una marca y producto, el color es un elemento crucial que apoya esta identificación, y que al mismo tiempo le da una imagen a la marca.

Este año, algunas de las tendencias en color usadas en envases, botellas, cajas y otro tipo de packaging se distinguieron por el uso de colores no tradicionales para mujeres; es decir, que el rosa ya no fue más un color exclusivo del mercado femenino. Ahora tonos de verde, combinados con beige y neutros, así como escala de grises fueron algunos de los tonos utilizados para dicho mercado.

Para versiones de lujo o premium, el negro se mantiene como el favorito y el más efectivo, ya que denota elegancia, sofisticación, destaca el producto y da la impresión de mayor calidad. Este combinado con tipografía en dorado o blanco lo hace lucir aún mejor.

El packaging vintage también es una tendencia que se apoya de tonos suaves de colores como el azul, rosa, violeta, gris y verde.

Cabe decir que un 9.6 por ciento toma en cuenta el envasado y aspecto de un packaging, al momento de comprar un producto; mientras que el diseño e imagen son las características que, a primera vista, llaman la atención de un 58.6 por ciento de los consumidores en México.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL