Una de las demandas del consumidor más frecuentes hoy en día es la de recibir una agradable experiencia con cada campaña o acción de promoción que implementen, situación que también incluye al marketing de eventos.

A través de esta estrategia, una compañía puede aumentar su reconocimiento y establecer vínculos más estrechos y emocionales con sus consumidores, clientes y colaboradores, a fin de que tanto la marca como los momentos vividos se recuerden siempre y se genere una preferencia y hasta cariño por la firma.

Datos del reciente Estudio Anual de Inversión en Below The Line 2018, elaborador por el Departamento de Investigación de InformaBTL, indican que el año pasado de los 51,879 millones de pesos, un 24.3 por ciento se destinó a event marketing, es decir, 12,450.9 millones de pesos, cifra que posiciona a esta estrategia como la segunda más utilizada por marcas en México.

De eventos a experiencias memorables

Lanzamientos de productos o servicios, anunciar cambios dentro de una empresa, informar sobre una nueva campaña, presentar al nuevo embajador de una marca, reunir a especialistas en un mismo congreso, son algunas de las razones por las que una compañía suele recurrir al desarrollo de eventos.

Si bien la ejecución de un festival, congreso, seminario, feria u otro tipo de evento ya es en sí mismo una acción de marketing atractiva, el brindar una experiencia inolvidable a los asistentes no siempre se logra, y cuando se consigue en ocasiones no es por motivos positivos.

Para obtener importantes beneficios, derivados de una grata experiencia ofrecida en eventos, es importante que se consideren algunos puntos.

Gerardo Vera Prendes, Director General para México y Centroamérica de CWT mencionó que incluir nuevas tecnologías es una tendencia que va a la alza. El uso de Realidad Virtual, aumentada, Inteligencia Artificial, streaming en redes sociales, así como la creación y utilización de aplicaciones móviles son recursos tecnológicos que no solo abundan en la industria de eventos, sino también optimizan la experiencia del asistente, quien verá esta acción como algo positivo que lo haga preferir cierta marca.

En el caso de una aplicación, la marca puede ofrecer piezas de contenido interesantes como horarios de presentaciones, expositores o artistas, actividades alternas, mapas de ubicación, recomendaciones, programa del evento, entre otros, y al mismo tiempo le permite a la empresa actualizar e incrementar su base de datos de clientes.

Dar la seguridad necesaria para que la integridad física de los visitantes se mantenga, también es otro elemento básico y necesario que contribuye en la experiencia.

Ofrecer precios preferenciales a turistas de negocios en viajes, vuelos, entrada al evento y hospedajes, es algo que será bien recibido por los asistentes.

Combinar un evento con acciones sustentables, así como la elección de venues o lugares poco tradicionales, es otra de las cosas que valora el target y harán mejor su experiencia, según apunta American Express en su 2018 Global Meetings and Events Forecast.

Cabe mencionar que para el año entrante, se estima que el crecimiento de la industria de eventos global sea entre 5 y 10 por ciento, de acuerdo con CWT.

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL