¿Cuántas veces hemos sido testigos de una activación en la calle, un happening en un evento o una estrategia de guerrilla cuyo impacto generado fue sólo a unos cuantas decenas de personas? En el mejor de los casos esta acción llega a algunos cientos de personas, sin embargo sigue representando un exposure muy bajo comparado con el elevado costo de la activación por impacto.

Notas relacionadas:
Cómo detectar si existe un espía en tu agencia BTL
3 activaciones in-store que hicieron eco en la industria BTL
3 campañas BTL que hacen una dura crítica a la obesidad

Este tipo de actividades se realizan todos los días en distintos lugares de manera simultánea con el objetivo de que sus productos o servicios sean conocidos por las personas que coinciden en el sitio y momento adecuado. Luego de que se realiza la activación durante sólo unas cuantas horas, cada quien se va a su casa y ahí termina el asunto, tanto activadores como consumidores terminan el día sin mayor consecuencia. Pero…¿qué pasaría si buscamos que esta experiencia permanezca presente para ellos por más tiempo?

Muchas de las agencias BTL no se están poniendo las pilas, hoy en día no se trata de hacer activaciones por el simple hecho de llevarlas a cabo y que duren unas cuatro, seis, diez horas. La idea consiste en buscar amplificar la acción en el terreno digital para que una actividad que sólo alcanzaría algunas decenas de impactos, pueda tener miles de vistas y quede inmortalizada en internet. Llevar la estrategia del mundo offline al online para seguir generando branding.

Decirlo es muy sencillo, no obstante se requiere tiempo y esfuerzo para una activación memorable, que involucre y conecte al público y, al mismo tiempo, sea divertida. Se trata no simplemente de llevar a los usuarios al sitio, fanpage o poner un #hashtag que nadie va a pelar, sino de hacer un case de la activación bien producido, un material de calidad para subirlo a la red y éste pueda ser visto por más personas que las que originalmente serían alcanzadas, cientos, miles, inclusive millones.

¡Qué felicidad! Una estrategia con actividades que duran tan sólo cinco horas podría ser vista e interactuada por más de 85 mil personas en menos de 1 minuto después de haberlo subido a internet. Con este resultado estamos hablando de una comunicación más eficiente y un ROI más acelerado. Y, por qué no, incluir un impulso con acciones de RP para acelerar las vistas y conseguir un movimiento orgánico en internet derivando en earned media.

Encontramos dos casos que parecen haber tenido esta visión de amplificar la presencia después de una activación. Una de ellas llama la atención puesto que se trata de una PYME; innovó un medio donde no se hace publicidad regularmente: el rack de una zapatería. En este rack fue colocado un tenis mordido acompañado de un QR CODE con la frase “Conoce la historia de este tenis”. Una actividad offline a online para conocer un video con todo el concepto detrás de este zapato. Después de esto lanzaron el case en su fanpage.

El otro caso fue la ejecución de estrategia de guerrilla donde participaron varios chicos dedicados al street art interviniendo algunas zonas de la ciudad. Se decidió realizar un time lapse de las actividades e intervenciones para después subirlo a su fanpage. Con esta acción, la estrategia offline pasó al online donde obtuvo más de 186 mil vistas en tan sólo unos segundos. El costo de esta activación fue mucho menor en comparación con una pauta requerida para lograr ese impacto. Ahí el resultado de llevar un proyecto bien pensado en el mundo real para llevarlo al mundo digital, para estar disponible para que la gente lo comparta y lo comente.

La sugerencia es: si su agencia BTL no se pone las pilas, pónganselas ustedes, mis queridos marketeros.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL