Italia.- El restaurante Picknick quería regalar cupones de descuento a sus clientes pero deseaba salir de los convencionalismos y ofrecer una forma distinta de premiar la preferencia de los consumidores.

Más notas sobre Mercadotecnia Directa:
Coca-Cola convierte sus etiquetas en moños navideños
Convierten calendario en prueba para la vista

La idea estaba relacionada con la propia dinámica del restaurante, pues no se trata de un establecimiento común; Picknick asegura ser el primer restaurante italiano que cambia su menú todos los días y además ofrece muestras de cocina y cerveza para los comensales, de manera que los cupones debían involucrar a los consumidores en una actividad relacionada con el ámbito culinario en lugar de permanecer pasivos y sólo actuar hasta el momento de canjearlo.

Con estos datos Julian Steiner, responsable de la acción, pensó que si se trataba de cupones para comprar comida sería bueno que los clientes tuvieran que calentarlos para descubrir su valor. Usando tinta y papel especial, el restaurante construyó cupones que deben permanecer unos segundos junto al fuego para que muestren sus descuentos.

La reacción química desatada por el calor pone en funcionamiento la tinta que aparece al momento acercar el fuego.

Tal vez se preguntarán porque si se trata de un restaurante italiano el cupón está escrito en Alemán, y es porque está ubicado en la ciudad de Südtirol en la provincia de Bolzana en la frontera con Alemania.

Haz click para agrandar la imagen

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL