De inicio quiero decirle que ya que iba pasando por la página, le invito a que me lea y me conozca un poco a través de mi colaboración. Cada semana intento meterme en sus lunes para destacar un aspecto del marketing por medio estas líneas.

Más columnas de Arturo González:
Manual para ser mosca-muerta: 4 lecciones
Manual para ser “bitch”: 4 lecciones
Los deportistas se revelan en pro de la publicidad
4 tendencias BTL para el resto del 2015

De eso se trata ser metiche, de tener protagonismo dentro de historias en donde su papel no resulta necesario, pero que graciosa a su participación le pone sazón. Hay dos clases de “meches”, los primeros tratan de meter su narices para ayudar y opinar, su sentido es positivo, aunque no por eso dejen de resultar fastidiosos. Los segundos son mala-copa, se meten en lo que no les importa para joder la existencia de los demás y así se convierten en despreciables villanos.

Mis consejos de esta semana se enfocan más allá de ser buenos o malos, pues de eso ya he escrito en las pasadas colaboraciones, se trata de compartirle los fundamentos para ser un entrometido de élite.

La primer lección es prioritaria para todo merca, se trata de investigar, tener antecedentes y de contar con un estado del arte, recuerde que un metiche es eficiente si tiene información privilegiada.

El segundo aprendizaje se encamina a tener un objetivo más allá al de investigar, un entrometido con compromiso social. En pocas palabras su ‘tarea’ debe de estar alineada a cumplir con metas, pues eso lo convierte en estadista, lo que es un escalón por encima del chisme.

La tercera lección se basa en trata hacer networking, pues no existe un meche que pueda lograr sus objetivos solito. Una red siempre proporciona fortaleza, mayores recursos y expansión. Procure tener en su red a personas de distintos perfiles, así se asegura de poner en práctica un grupo multidisciplinario, y por tanto, obtener los beneficios del mismo.

La última y cuarta lección, se basa en apropiarse de lo que no le incube a uno y entonces desde la posesión sacarle jugo. Por ejemplo, usted no es brillante en el básquetbol, pero puede ser un buen metiche de lo que pasa en las tribunas en los partidos. Así que su tarea puede convertirse en un papel estelar, en lugar de ser el que causa malestar.

Desde hace meses, utilizo en mis redes sociales el hashtag #restadeldía en donde con una frase describo el establecimiento que visité. Es una práctica muy metiche, pero para ser claros, en la actualidad quién no lo es, por tanto, es hora de sacarle provecho, ¿no lo cree?

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL