Museo Nacional del Prado

Esta pinacoteca de Madrid posee la colección de pintura española más completa de los siglos XI al XVIII, y muchas de las obras maestras de grandes pintores de importancia universal, como El Greco, Velázquez, Goya, El Bosco, Tiziano, Van Dyck o Rembrandt.

Por la calidad y la variedad de sus fondos, el Museo del Prado es uno de los más ricos del mundo. Reúne la mejor colección de pintura española, las obras más importantes de la pintura flamenca e italiana, y notables ejemplos de la escuela alemana, francesa e inglesa.

Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía

El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía abrió al público en 1990, con una importante colección de arte español e internacional, que abarca el periodo comprendido entre finales del siglo XIX hasta la actualidad. Dos años más tarde, se incorporó el Guernica de Pablo Picasso, una obra fundamental que influye en el discurso y las actividades del Museo.

Situado en el edificio de un antiguo Hospital de finales del siglo XVIII del arquitecto Francesco Sabatini, el crecimiento de su Colección hizo necesaria su ampliación, y en el año 2005 se inauguró el nuevo edificio diseñado por Jean Nouvel.

Palacio Real

El Palacio Real de Madrid fue construido en el siglo XVIII, por orden de Felipe V, sobre un antiguo solar del remoto Alcázar, antes castillo musulmán. Sachetti comenzó la obra en 1738, y se finalizó en 1764.

Las dependencias interiores son muy numerosas y destacan el Salón de Alabarderos, el de las Columnas, el Salón de los Espejos y el Cuarto del Rey Carlos III, entre otros muchos.

Plaza Mayor

Esta enorme explanada, situada en el centro de la ciudad, comenzó a construirse en el siglo XVII, por orden del rey Felipe III, cuya estatua ecuestre esculpida en bronce adorna el lugar. Inaugurada en 1620, este recinto fue escenario en tiempos pasados de numerosos actos públicos, tales como corridas de toros, procesiones, fiestas, representaciones de teatro, juicios de la Inquisición e incluso ejecuciones capitales.

Puerta de Alcalá

Se trata de uno de los monumentos más conocidos de Madrid. Construida entre 1769 y 1778 por orden del rey Carlos III, es obra de Francisco Sabatini, y se erigió como arco de triunfo para celebrar la llegada del monarca a la capital. La puerta, de granito, tiene 19.5 metros de altura y destaca por su elegancia y proporción, además de por una serie de elementos decorativos en la fachada, con grupos de esculturas, capiteles, relieves y máscaras, entre otros adornos.

 

 

 

Con información del porta oficial de Turismo de España. / Imagen: Patrimonio Nacional. 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL