A través de una prueba, Microsoft Japón confirmó que la productividad puede aumentar en un 40 por ciento si la semana laboral se reduce a cuatro días. El proyecto fue nombrado Work-Life Choice Challenge Summer 2019 e integró la colaboración de 2,300 colaboradores aproximadamente.

Como parte de las pruebas, los empleados dejaron de laborar durante cinco viernes, esto por supuesto, no afectó su sueldo ni sus periodos vacacionales. Al respecto Takuya Hirano, presidente y CEO de Microsoft Japón, señaló que el objetivo fue que los participantes del proyecto buscaran alternativas para lograr resultados aún con un 20 por ciento menos de tiempo.

Los resultados fueron positivos y el directivo apuntó que el foco actual de la empresa es que los colaboradores descansen bien sin dejar de aprender ni de trabajar. Esto a través de una cultura laboral que les permita crear propósitos de vida para tener un mayor impacto en el trabajo.

Por su parte, Nikkei xTECH reportó que el hecho de tener fines de semana de tres días resultó favorable, pues los colaboradores tenían mayor oportunidad de descansar y mostrar resultados durante sus días laborales.

Prácticas que eficientaron la productividad durante el proyecto

Al terminar la prueba, se dio a conocer que los métodos de reunión cambiaron de presencial a remotas, evitando a los participantes perder tiempo en traslados y optimizando la duración.

Así mismo, se registró un ahorro de electricidad del 23 por ciento, puesto que al no haber personal durante todo un día en las instalaciones, no fue necesario que Microsoft usara los recursos. Los beneficios para el medio ambiente continuaron con una disminución del 58 por ciento de hojas destinadas a impresiones.

Al concluir el Work-Life Choice Challenge Summer 2019, el 92 por ciento de los colaboradores señalaron estar de acuerdo con la reducción de horas laborales, pues además podrían tener una mayor disposición de tiempo para actividades personales.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL