Mucho se ha hablado de la guerra comercial que están sosteniendo China y Estados Unidos, así como los efectos negativos que, de acuerdo con algunos especialistas, están conduciendo a una recesión de la economía mundial. Sin embargo, uno de los países que se ha visto beneficiado en parte por el conflicto es México, el cual pasó a convertirse en el primer socio comercial de su vecino del norte, aunque esto no evitó que en mayo se le impusieran aranceles al jitomate mexicano, impuesto que será retirado gracias a un acuerdo al que llegaron los productores y exportadores nacionales con el Departamento de Comercio norteamericano, de acuerdo con datos de El Financiero.

Parte del retiro de los aranceles a los jitomates mexicanos fue logrado después de aceptar una cláusula impuesta por el Departamento de Comercio de los Estados Unidos, en la cual se especifica que el 92 por ciento de los camiones que transporten dicho producto deberán ser inspeccionados en la frontera, con la finalidad de verificar la calidad con la que cuentan. Este punto ha sido considerado como polémico por las implicaciones que puede llegar a tener.

El acuerdo, según declaraciones realizadas por Mario Robles (director de la Confederación de Asociaciones Agrícolas del Estado de Sinaloa), fue generado antes de que concluyera el plazo para realizarlo. Al pacto incluye la suspensión de la investigación por dumping que estaba realizando en Departamento de Comercio desde mayo y cuyo comienzo marcó la imposición arancelaria.

Uno de los puntos interesantes del acuerdo al que llegaron los productores y exportadores de jitomates mexicanos es que, una vez que el pacto entre en vigor no sólo quedará suspendido el pago de los aranceles de este producto, sino que lo que ya se gastó en dicho gravamen desde el 7 de mayo y hasta que se ponga en práctica el acuerdo será devuelto.

Es importante mencionar que se llegó al acuerdo de que los jitomates de especialidad y los orgánicos aumentarían sus precios.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL