El pasado mes de septiembre, Thomas Cook, la agencia de viajes más antigua del mundo, se declaró en quiebra. Esto afectó a clientes de la agencia, se estima que alrededor de 600 mil turistas en 51 destinos de 17 países.

La inestabilidad política en destinos como Turquía, la prolongada ola de calor en Reino Unido en 2018, las postergaciones de vacaciones debido al Brexit y la creciente competencia de las agencias de viaje en Internet, según informó la BBC.

Si bien, los problemas económicos de la agencia motivaron el cierre de oficinas alrededor del mundo. El grupo chino Fosun anunció la adquisición de la marca Thomas Cook por 12.75 millones de euros, según Expansión. Con esta estrategia, Fosun International Limited, un conglomerado internacional chino y compañía de inversión, adquirió a la vez las marcas hoteleras Casa Cook y Cook’s Club, con la finalidad de promocionar paquetes vacacionales en todo el mundo. 

“La adquisición de la marca Thomas Cook va a permitir a nuestro grupo expandir el negocio turístico gracias a la gran penetración de la marca y el robusto crecimiento del turismo que sale de China”, señaló en un comunicado Qian Jiannong, presidente de Fosun, según Expansión. Tras la adquisición Fosun centrará su estrategia en expandir su negocio y utilizar la nueva marca para crear sinergias con sus negocios ya existentes.

La evolución del turismo de la mano de la tecnología

Con la implementación de nuevas tecnologías el turismo ha cobrado un nuevo enfoque en la entrega de productos y servicios. De acuerdo con Booking.com, los avances tecnológicos permiten ofrecer experiencias de viaje más atractivas. El reto actual de las marcas está en ofrecer puntos de contacto más eficientes para lograr que el consumidor recurra cada vez más a plataformas digitales para adquirir vuelos u otro tipo de transporte. 

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL