El marketing de permiso trata de prácticas que tiene la finalidad de seguir brindando atención al consumidor después de haber obtenido su autorización.

A través de esas prácticas es posible construir la lealtad del cliente, Seth Godin, considerado uno de los teóricos del marketing más importantes del siglo XXI, es uno de los autores que han ampliado la definición del marketing de permiso y señala que los medios tradicionales de comunicación no son tan eficaces como afirman, ya que cuentan con interrupciones que permiten al consumidor anticipar los mensajes de las marcas por lo que se pueden generar distracciones que no permiten a los anunciantes lograr su cometido.

Debido a que el consumidor se encuentra bombardeado de una gran cantidad de información a través de diversos canales. Por tal motivo, los mercados mercadólogos deben de tener en cuenta estos factores con el propósito de generar campañas más eficaces. Una clave para lograr lograr este objetivo es estimular la cooperación del consumidor y de esta manera se pueden generar relaciones más cercanas ya que el consumidor acepta recibir información a corto o mediano plazo sobre su marca preferida.

El marketing de permiso cada vez es más evidente debido a que las maracas solicitan a usuarios de plataformas su permiso para enviar más comunicaciones sobre la marca, así como mantener una relación más cercana; sobre todo comunicar información relevante a través de medios digitales

Sin duda, este tipo de marketing permite ofrecer incentivos al consumidor para que regrese voluntariamente y, a la vez, se entregue una experiencia de marca que muestre todas las características del producto o servicio, así como el valor del proyecto al cual se está apoyando.

La clave para entender el marketing de permiso es tener claro que para poder implementar estrategias este tipo es necesaria la autorización del cliente.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL