En la actualidad, al hablar de mercadotecnia nos referimos a una actividad comercial profesionalizada que distintos pensadores han definido como “el proceso de planeación y ejecución de actividades encaminadas al intercambio de bienes y servicios que satisfacen necesidades individuales y organizacionales”.

Philip Kotler, uno de los máximos exponentes del marketing, señala que la mercadotecnia es aquella actividad humana dirigida a satisfacer necesidades, carencias y deseos a través de procesos de intercambio.

Sin embargo, la mercadotecnia es una disciplina en constante transformación causada por la constante variación de las necesidades y deseos humanos. Es por ese motivo que, en la práctica, ese proceso de intercambio del que hablan diversos autores ha cobrado un significado distinto a lo largo de los años.

Hoy en día, se habla de segmentos de mercado, de la implementación de tecnologías, del uso de plataformas digitales para conectar con el consumidor, de la decadencia de los medios masivos como principal canal de comunicación de las marcas y otras tendencias, que impactan en la estrategia de marketing y sobre todo en el consumidor.

Sin embargo, ¿cómo fue el inicio de la mercadotecnia en México? De acuerdo con la obra Mercadotecnia de Laura Fischer y Jorge Espejo (2004), la mercadotecnia ha estado presente desde que los Aztecas fundaron en 1325 la gran ciudad de Tenochtitlan, donde la comercialización se realizaba a través de los “pochtecas” o comerciantes quienes vendían sus productos en los mercados o “tianguis”, un término y actividad que sigue vigente en nuestros días.

Por otro lado, el antropólogo Jacques Soustelle señala en su libro “La vida cotidiana de los aztecas” (1955), que antes de la conquista existían comerciantes (que de manera ocasional o permanente) vendían mercancías tales como verduras, aves, peces, telas y baratijas en tianguis.

Sin embargo, a partir de la conquista de México las costumbres y creencias de los españoles se difundieron de tal forma que desplazaron varios ritos y fiestas de los pueblos mexicanos, además de sustituir los tianguis típicos de los indígenas por edificios diseñados especialmente para desempeñarse como mercados, en los cuales en lugar de extender la mercancía en el suelo se utilizaron tablas, mesas y banquillos para colocarlas. De esta manera el comercio se transformó a partir de la distribución de la oferta en establecimientos físicos.

Hoy por hoy, la mercadotecnia consiste en planear y establecer el precio, la promoción y distribución de bienes y servicios para satisfacer las demandas de clientes actuales y potenciales. ¿Hacia dónde va la mercadotecnia? El consumidor tiene la respuesta.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL