Está claro que el agua es producto vital. Sin embargo las diferentes marcas que trabajan en su distribución, generan un consumo de plástico abismal para la fabricación de envases. Y aunque algunas de ellas ya están en la labor de reducir su consumo creando envases de lata y de cartón; no parece existir una sostenibilidad real en sus estrategias.

Algunas de las marcas que han recurrido a otras alternativas, son Agua enCaja Mejor y LY Company. Esta última creada en 2016 para promover el agua envasada Only Water y una gama de otros 60 productos personalizados.

Con solo un año de haberse fundado, LY Company terminó el 2017 con 400 mil envases y el 2018 con un crecimiento que alcanzó los 4 millones. Y aunque el Tetra Prisma, el envase que utiliza LY, es 100 por ciento reciclable, es necesario todo un proceso de separación de materiales para poder reutilizarlo. Este procedimiento, al final resulta particularmente difícil, ya que este envase aún siendo en su mayoría de cartón, no se arroja a los botes de desecho de cartón, un hecho que sus consumidores desconocen).

Los envases de lata contra los de cartón

A diferencia del complicado y tardado proceso de reciclaje en envases de cartón, la lata está hecha solo de aluminio, lo cual permite un reciclaje mucho más práctico, según lo asegura Cyrille Vechi, director de sostenibilidad para el sur de Europa de Ball, la marca que comercializa productos en envases de lata.

Por su parte, Jose Ygnacio Pastor, profesor de Ciencia de Materiales en la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), señala que por los costes medioambientales de producción de los envases de lata, no es recomendable implementarlos. Del mismo modo, señaló que el proceso de reciclaje del aluminio requiere demasiada energía.

Por lo que la conclusión de este especialista es que ninguno de estos envases mejora la sostenibilidad y ciclo de vida de los envases de plástico”, siendo la única alternativa el “reducir el consumo de plástico, reciclarlo adecuadamente y desarrollar nuevos materiales plásticos con menos impacto medioambiental”.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL