La elección correcta de un envase es importante porque su función principal es proteger al producto para mantener intactas sus características y evitar cualquier tipo de alteración a sus propiedades.

Teniendo en cuenta esto, es necesario evaluar y analizar algunos aspectos para elegir adecuadamente un envase, que a continuación te explicamos.

1. Comunicación

Un envase puede tener influencia sobre el producto que contiene ya que se debe brindar información sobre las principales características y también sobre los cuidados al momento de consumirlo.

Una propiedad muy importante del envase es el color, que lo hace reconocible y recordable. Su principal misión es llamar la atención, por lo tanto la selección de un color para un producto debe tener en cuenta, entre otras cuestiones, el perfil de los consumidores.

2. Morfología

Este punto hace referencia a la forma del envase, aspecto que puede expresar de antemano el tipo de producto que contiene (de acuerdo al material seleccionado), así como las propiedades que lo caracterizan. Según el tipo de producto, se debe seleccionar un volumen y un tamaño específico que cumpla con su función de envase.

3. Ergonomía

La ergonomía es la relación entre el hombre y el producto. En cuanto a los envases y embalajes, ser ergonómicos tiene que ver con ofrecer comodidad de manejo, facilidad de apertura y cierre, de acceso al contenido, de almacenamiento, de capacidad, y tener formas adecuadas

4. Ecología

Debido a la preocupación de los últimos años por el cuidado del medio ambiente se estableció una serie de reglamentaciones que regulan la fabricación y gestión de envases y embalajes. Lo que se pretende es frenar el abuso en materia de desechos e intentar reducir el derroche innecesario de materias primas, ya que su destrucción origina problemas a muchos niveles: ecológico, económico, logístico y de convivencia social.

Las disposiciones obligan básicamente a cumplir con cuatro condiciones esenciales, conocidas como las 4R: reducción, reutilización, recuperación, reciclaje.

5. Limpieza

El envase debe ser limpio y no transmitir olores ni sabores a los productos que contiene, ya que pueden constituir un vehículo o una fuente de contaminación.

Los recipientes aptos deben estar construidos o revestidos con materiales resistentes al producto que contienen y no deberán permitir el ingreso de sustancias nocivas.

Por eso mismo, con el fin de evitar contaminaciones (sobre todo si se trabaja con alimentos) se realizan controles sanitarios que inspeccionan tanto al producto como a los envases y embalajes.

6. Costo

Cuando se va a adoptar un envase se debe hacer una evaluación económica en la que se tendrán en cuenta los costos de su adaptación al sistema de distribución y a la comercialización utilizada.

7. Aspectos legales

Y sobre todo, se debe tener en cuenta las leyes aplicable a cualquier producto industrial, existe una legislación específica que incide directamente sobre ciertos aspectos a tener en cuenta en la fabricación de los envases y embalajes, como así también sobre su etiquetado, distribución y comercialización.

Como ejemplo, en México, el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial ofrece medidas para proteger tus diseños de envases, entre muchos más.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL