Sin embargo, y como nuestra columna semanal se enfoca más en los temas de actualidad vinculados a los distintos medios de comunicación en sus diferentes formas y bajo sus distintas aristas, fue que se me ocurrió hablar hoy acerca de la actriz Kate Del Castillo y de cómo el personaje de Teresa Mendoza, protagonista de la telenovela “La Reina del Sur” (Telemundo, 2011), personaje de ficción que literalmente se la comió, al grado de escribirle en el año dos mil doce una carta a “El Chapo”, en dónde le decía cualquier cantidad de tonterías -porque Kate no es ninguna letrada y menos profunda en sus disertaciones-, pero que al parecer a él si le hicieron gracia y hasta cierto punto lo halagaron.

Como breviario, les puedo decir que hace algunos días alguien que la conoció y que conoce a su familia me comentó, que, desde siempre, doña Kate ha estado medio Ku-ku y que constantemente ha sido un dolor de cabeza para sus más cercanos…, así que no debe de extrañarnos que sus conductas sean -por decir lo menos- “excéntricas”, pero bueno eso se lo dejaremos a las revistas de chismes para que hagan su agosto.

Por mi parte, me inquieta mucho saber en qué estaba pensando nuestra Reina del Sur de la Colonia Nápoles cuándo decidió que era una buena idea fraternizar con “El Chapo” y hacerse su amiga.

También, me preocupa que de verdad doña Kate viva de tiempo completo en el mundo de fantasía, aventura y dizque “glamour” de su personaje Teresa Mendoza, o más grave aún que ella piense que en verdad es Teresa y no Kate Del Castillo…, porque entonces sí ¡ya la perdimos para siempre!

Estoy seguro que la actriz en cuestión no es la más culta que digamos, no creo que sea una estudiosa de los fenómenos económicos, políticos o sociales que provoca la delincuencia organizada a nivel mundial y muchos menos entienda que la apología de la delincuencia no es un juego de policías y ladrones como ella cree, ya que de ninguna manera ese fenómeno es motivo de orgullo para nosotros los mexicanos.

Para concluir, algo si le debemos de agradecer a doña Kate con esa infinita estupidez que la caracteriza y eso es porque de un plumazo mató todas y cada una de las producciones relacionadas con el tema, ya que ni el Presidente Obama ni el Presidente Peña Nieto verán con buenos ojos a ninguna televisora, productora y un largo etcétera, que quiera hacer un proyecto como La Reina del Sur o alguna basura parecida en los siguientes años.

Así que ¡Gracias Kate! ¿…o debo llamarte Teresa?

¡Hasta la próxima y síganme en Twitter! @Benavideslaw

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL