Hablar de branding siempre será complejo no sólo porque las personas suelen asociarlo únicamente con un logotipo y la sonoridad de la marca, sino también porque en marketing hay mucho mediocre, que no es capaz sentarse a analizar las incidencias que tiene su marca en el entorno, es como una imposibilidad de ver más allá, de sacar la marca de un esquema de comercialización y comprender que todo trabajo que se ejecute con ella tiene repercusiones inmediatas en la compra y no al contrario.

Más columnas de Irina Valencia:
El nuevo panorama de las ventas
3 pasos que facilitan la venta personal
3 claves para optimizar los datos del cliente
Nuevas maneras de hacer marketing territorial

Es una necedad insistente en desconocer que el marketing evoluciona con el mundo mismo, no se queda quieto, esta profesión no es estática y no se hizo para estáticos, si no te mueves el sistema mismo te ahoga.

Bajo este esquema, se genera entonces una perspectiva distinta con respecto a la percepción del branding como un factor que se instala en la mente del consumidor y es capaz de modificar los imaginarios colectivos, en los grupos sociales.

Pero lo anterior, no se puede comprender cuando no hay una visión panorámica de la marca, pues hace falta un verdadero análisis que conlleve a determinarla como eje principal en el proceso de compra o factor determinante en la elección de un producto, porque generalmente es un intangible desapercibido. Aunque algunos mercadólogos, hagan énfasis en su profundidad y determinación, parecer ser que cuando están planteando las estrategias, lo olvidan.

Así, se ha constituido entonces, un proceso evolutivo que ha elevado al branding en nivel de importancia cuando se hace marketing, si se mira a la marca como un ente intangible capaz de interactuar con el consumidor y su grupo social.

No es de extrañar entonces, que se encuentren mercadólogos apegados al pasado, que sólo ven el branding como una estrategia promocional que no tiene incidencia en el producto y cree que es otra corriente más del mercadeo.

El llamado es entonces, a entender que el branding como concepto evolucionó, más allá del proceso histórico, es una sacudida que debe mover mentes, para conllevar a una crítica reflexiva: ¿Qué estás haciendo por tu marca hoy? ¿Cuáles son los impulsos que le estás dando al consumidor para generar emocionalidad a través de la marca?

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL