La construcción, la flojera y los salarios bajos

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest

Quien ha estado en la construcción o remodelación de una casa sabrá lo incómodo que resulta estar entre el polvo, ruido y con gente trabajando gran parte del día, pero todo eso vale la pena por estar más cómodo, ¿cierto?

Cada trabajo –el que sea– tiene algún grado de complejidad. En todos hay gente competente así como ineptos. Hablando particularmente del giro de la construcción es relativamente fácil notar estas características en los trabajadores: quién es rápido, quién cobra caro, quién es lento o quién es malhecho; basta con ver los avances que hacen por día vs. su salario.

Pero permíteme contarte una anécdota para ampliar el panorama:

Lentos como perezosos

Hace algún tiempo me tocó ir a una organización cuyas instalaciones estaban en plena construcción. Si bien las tareas que iba a realizar no interferían con la obra, en distintas ocasiones me topaba con estos trabajadores, por lo que no faltaba el saludo y uno que otro intercambio amable de palabras.

Sin embargo, durante el tiempo que estuve yendo a esa organización los avances en la construcción eran extremadamente lentos. ¡Pasaban días sin que se vieran avances significativos!

Ustedes dirán: Claro, hay algunas cosas que parecen ser lentas, pero hacerlas es mucho avance, a lo que yo les diré: Va, va, va, va, si no fuera porque veía a algunos trabajadores paleando tierra de un lado para otro sin ningún sentido por días.

Por cierto, ¿ya mencioné que entraban tarde, salían temprano, que constantemente se drogaban en plena chamba y en una ocasión intentaron golpear al gerente de la organización? ¡Una locura! Tuvo que intervenir la policía.

 

Y la carencia arriba y los salarios abajo

Si hacemos un análisis de la anécdota anterior, podría explicarse por dos posibilidades:

  • En verdad ser flojo, lento y malhecho se convirtió en un hábito, una cultura de esa empresa. Podría ser que había una cadena corrompida desde los altos mandos hasta los operativos.
  • Los salarios eran realmente bajos. Si a los trabajadores les pagan por día harán lo menos que se pueda en la jornada para extender sus días de trabajo a fin de mejorar sus ingresos.

¿Es justificable? En mi perspectiva, no del todo, pero aclaremos… no se trata de sacar la espada para matar el prójimo sin ver más allá de lo evidente. Por supuesto, lo ideal sería terminar lo más rápido posible para agarrar nuevos trabajos; no obstante, no siempre hay trabajo y es aquí donde la puerca tuerce el rabo. De cierta forma esa práctica les sirve para tener más días con un ingreso seguro aunque este sea precario, considerando además la falta de trabajo constante. Ahora ponte tú en esa situación… ¿qué harías?

Por otro lado realizar este tipo de prácticas no es sinónimo de ser malhecho como comúnmente se aprecia en este y muchos otros giros.

 

Conclusión

Desafortunadamente una gran mayoría de personas ven normal este tipo de prácticas e, irónicamente, son a las organizaciones a quienes les urge que terminen lo más pronto para establecerse en forma e iniciar operaciones, aunque tampoco presionan o hacen algo al respecto con el fin de modificar la situación.

Si extrapolamos esta anécdota a otro giro, podemos entender que:

  • Aunque no te paguen lo que esperas tampoco significa que debes actuar de forma mediocre. Quién sabe, igual y alguien ve tu trabajo y te jala a otro lado.
  • Si la reputación de tu trabajo se ve mancillada difícilmente tendrás más clientes o no podrás cobrarlos como te gustaría.

Todos recibimos un pago por el trabajo que realizamos, a nadie se lo regalan por irse a sentar 8 horas. ¡Justifica tu pago y rómpetela! Que tu trabajo hable bien de ti aunque el contexto no sea el ideal.

 

Otras notas que también te pueden interesar:

¿Buscas trabajo? Comienza por lo primero: Aprende a solicitarlo

3 recomendaciones para sobrevivir en el trabajo

Escándalos sexuales en el trabajo

Sé parte de InformaBTL

Únete a más de 25 mil lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de marketing de consumo, BTL y retail tu correo.

Populares

Contenido Premium

Recomendación del día
Más sobre Below The Line

Artículos relacionados

You don't have credit card details available. You will be redirected to update payment method page. Click OK to continue.