Italia.- La marca se hizo presente durante el Milan Design Week para presentar un showcase especial que combinó, tecnología, diseño y luces para ofrecer una experiencia única a los asistentes.

Más notas sobre Ambient Marketing:
Ahorra energía con cada paso
La forma más divertida de entrar a un concierto

Heineken montó una carpa exclusiva en el evento que funcionaba como galería de imágenes y antro, donde los participantes podían observar diferentes diseños digitales a través de pantallas de alta definición mientras tomaban una cerveza y escuchaban música electrónica.

Durante la fiesta la marca presentó un prototipo de botella equipada con tecnología capaz de detectar movimientos y sonidos y representarlos a través de un dispositivo luminoso ubicado en la parte inferior del envase.

Cada vez que los asistentes chocaban sus botellas para brindar o bebían, el envase se encendía; No obstante aquellas botellas que eran abandonadas suspendían su brillo, mismas que se reactivaban con el ritmo de la música.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL