Los conflictos internos en Bolivia no ha cesado, pues desde las pasadas elecciones en ese país, en donde resultó triunfador Evo Morales y su renuncia, días después de haber sido declarado triunfador, los problemas solo han incrementado.

Como se sabe, tras la renuncia del ahora exmandatario de la nación centroamericana, el Gobierno de México tomó la decisión de ofrecerle asilo político, hecho que suscitó un sin fin de opiniones a favor y en contra, tanto de la sociedad mexicana como boliviana.

Luego de notificar lo anterior, el pasado 12 de noviembre alrededor de las 11 de la mañana, hora de la capital de la República Mexicana, arribó Evo Morales al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, quien fue recibido por el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, además de varios medios de comunicación.

Mientras Morales se encontraba en el país, en Bolivia se definía quién sería asignado como presidente interino, quedando al frente Jeanine Áñez, quien al día de hoy se mantiene al frente del gobierno boliviano, que hasta el momento ha realizado una serie de cambios, además de haber descalificado el asilo político que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) le brindó al expresidente.

Te sugerimos: ¿Qué aspectos en Bolivia se ven afectados tras salida de Evo Morales?

“Personas non gratas”

Ante las diferencias entre la actual presidenta interina en Bolivia, Jeanine Áñez y México, la titular en el país centroamericano declaró como “persona non grata” a la embajadora de México en esa nación, María Teresa Mercado, a quien se sumó Cristina Borreguero, encargada de negocios de España, así como el cónsul en Bolivia, Álvaro Fernández, de acuerdo con una publicación del medio Proceso, decisión que fue tomada, según la presidenta interina, por haber “lesionado gravemente la soberanía y dignidad del pueblo y del gobierno de Bolivia”.

Además de señalar que se trata de personas non gratas, Jeanine Áñez también dijo que ante esta catalogación, los representantes de cada nación tienen un plazo de 72 horas para salir de Bolivia, por lo que ambos actos ya han despertado reacciones por parte de los gobiernos tanto de México como de España.

El canciller mexicano también compartió un comunicado en el que se expresó que la Secretaría de Relaciones Exteriores ha solicitado a la embajadora Mercado que regrese a México, esto con la finalidad de resguardar se seguridad e integridad.

De igual forma el subsecretario de dicha dependencia, Maximiliano Reyes Zúñiga, dijo ya se ha diseñado un dispositivo para garantizar una salida masiva de mexicanos de aquel país,en caso de que haya agresiones o acciones en contra de la población mexicana que radica en aquella nación, además de decir que en Bolivia se encuentran entre 8 y 10 mil ciudadanos nacionales, de acuerdo con una publicación del medio Aristegui Noticias.

Por su parte, la embajadora María Teresa Mercado también ha manifestado su postura, así como su agradecimiento a Ebrard y el respaldo que le ha ofrecido.

Si bien esto es una medida para garantizar la seguridad de la embajadora, hace unos días el canciller mexicano mencionó que María Teresa Mercado no saldría de Bolivia, ya que en ese país habría que velar por aproximadamente 10 mil mexicanos.

España no se queda atrás

Ante la declaración de “personas non gratas” de tres representantes del gobierno español en Bolivia, la agencia AFP comunicó que como respuesta ante el comportamiento hostil mostrado por la actual presidenta de Bolivia, también declaraban como personas non gratas a tres miembros del personal diplomático y cónsul boliviano, por lo que también debían abandonar el país europeo en un periodo no mayor a 72 horas.

Te recomendamos: Moody’s no se queda en silencio y esto es lo que tiene que decir de Bolivia.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL