Después de seis años de estancamiento en el mercado de los artículos de lujo en Estados Unidos, 2014 representó el resurgimiento de ventas gracias a un mayor dinamismo de la economía, que impulsó un crecimiento del 35 por ciento en la industria “Premium”, según dio a conocer el Boston Consulting Group (BCG) en su encuesta anual.

Más notas relacionadas:
Christian Dior, de la moda y el lujo al mundo de las letras
Cancún y RCD Resorts se renuevan con construcción de hotel de lujo
Ferrari se coloca como marca de lujo tras financiar plan de crecimiento de la FCA

Ayudado por el sector inmobiliario y una bolsa en buena forma, el mercado de bienes personales de lujo en la Unión Americana representó, acorde con el BCG, unos 88 mil 700 millones de dólares, por lo que el país de las barras y las estrellas será, hasta 2020, una locomotora en expansión para la adquisición de artículos exclusivos.

Lo anterior ha hecho que las grandes corporaciones de la moda, relojes, joyería, tecnología, automóviles y vivienda, principalmente, enfoquen nuevamente sus baterías para atraer al consumidor estadounidense y centren sus estrategias de mercadotecnia en posicionar a las marcas Premium en el gusto de los clientes con alto poder adquisitivo.

En entrevista para InformaBTL, Andrew M. Davis, mercadólogo, conferencista y autor del libro Brandscaping Unleashing The Power of Partnerships, dijo que el nuevo “boom” por adquirir marcas de lujo dentro de la principal economía que los consume, debe ser aprovechado por las empresas para reforzar la confianza con sus clientes fieles y los consumidores potenciales, a través de eventos que los hagan sentir apreciados y únicos.

Para leer el artículo completo consulta la versión impresa. 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL