Además de un alza en el diseño y ejecución de estrategias de mercadotecnia móvil, el geomarketing es una de las mayores apuestas que las empresas en el mundo realizan.

En términos generales, el geomarketing consiste en la asignación de coordenadas espaciales del target, con el fin de representarlos en mapas, o medir relaciones espaciales con otros agentes relevantes, tales como puntos de venta propios, competencia, accesos, transportes, entre otros.

Con este tipo de estrategia, cada empresa es capaz de saber en qué lugar preciso del mundo está su cliente, qué está haciendo, lo que le permite guiarlo hacia su tienda más cercana y despertar en él el interés por ir.

Saber dónde está el consumidor, qué hace a cierta hora del día y con ello saber qué tipo de publicidad se le puede hacer llegar, bajo qué formato y qué sugerencias de tiendas, promociones y productos se le pueden dar, son algunas de las funciones que cumple el geomarketing.

Además de las funciones que tiene este tipo de estrategia, también ofrece importantes ventajas a las marcas, como las descritas a continuación:

Ubica zonas estratégicas para PDV

Con ayuda del geomarketing, la empresa tiene la oportunidad de identificar lugares estratégicos para nuevos puntos de venta, gracias a que le permite saber el nivel de personas que transita diariamente por ese sitio.

Analiza el mercado y a la competencia

Tener datos sobre el consumidor, su modo de vida, actividades del día y cómo se desempeña su competencia, hace posible que otras marcas sepan qué tipo de estrategias de marketing desarrollar para llegar a un target específico.

Informa sobre hábitos de compra

Con el geomarketing la marca puede conocer, con mayor detalle, los hábitos de compra del consumidor, desde qué tipo de productos consume y la frecuencia con la que los adquiere, hasta sus formas de pago.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL