Varias son las tendencias BTL que desde finales de 2018 se vislumbraron para este año, siendo las experiencias de marca una de las más importantes no solo para las empresas, sino también para los consumidores que buscan valores agregados en cada acción de marketing. Y para ofrecer momentos memorables, la realización de festivales musicales se ha posicionado como una de las favoritas.

Marcas de cerveza como Indio, Tecate, Corona, han visto en estos eventos un gran potencial no solo para interactuar más cercanamente con sus consumidores, ser el tema de conversación en social media y tener un mejor posicionamiento frente a su competencia, sino que además han hecho de estos eventos puntos de contacto que benefician sus ventas, haciendo de ellos grandes centros de consumo.

En 2017, de los 51,879 millones de pesos invertidos en BTL en México, 12,450 millones de pesos se destinó a event marketing.

Acciones que enriquecen la experiencia en festivales musicales

Como tal, un festival de música ya es en sí una forma efectiva de generar awareness, el cual ayuda a mantener y consolidar la preferencia de su target. No obstante, para que este evento otorgue una experiencia que derive en un amor hacia la marca, es necesario integrar ciertos elementos que hagan del festival algo único y grato de recordar.

Una de ellas y que ahora regresa más fuerte que nunca es la entrega de artículos promocionales, pero su efectividad radica en la autenticidad de su diseño, funcionalidad, personalización, mensaje transmitido, integración de códigos QR y enlaces que permitan la consulta de contenido digital y dinámicas de entrega, elementos que harán de esta acción de marketing una elección acertada, ya que se convertirán en objetos de deseo que el asistente conservará por mucho tiempo.

El desarrollo de activaciones fuera de lo común también es una tendencia dentro de los festivales. Realizar actividades apoyadas en realidad aumentada, virtual, así como integrar zonas para cargar celulares y descansar, resultan muy atractivas para los asistentes.

Y como parte del mundo digital, las transmisiones en vivo como la realizada por el TomorrowLand Winter, realizado en Francia, o el live streaming del Corona Capital de 2018, son algunos ejemplos. Con una transmisión en vivo la marca mantiene a su target atento, motiva la interacción, el consumo de contenido, mejora su branding y fomenta un sentido de pertenencia hacia el festival y la marca, además de una conexión emocional.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL