A diferencia de décadas atrás donde los medios ATL acaparaban toda la publicidad, hoy una estrategia de marketing 360 tiene mayor alcance.

Si uno de os objetivos, tanto de negocio como de marketing es llegar a un mayor número de consumidores y que estos se vean motivados a comprar un producto o contratar un servicio, una campaña de este tipo es la ideal.

Una estrategia de marketing 360 tiene la capacidad de llevar un mismo mensaje a través de diversos medios para que todo segmento de mercado sea cubierto. Y sea desde un lanzamiento de producto o campaña, mejorar las ventas, posicionar o aumentar el valor y branding de marca, este tipo de estrategia maximiza el mensaje y la comunicación.

De acuerdo con datos de Nielsen, 64 por ciento de los consumidores utilizan dispositivos móviles cuando ven televisión, mientras que en México el 92 por ciento de los usuarios de redes sociales tiene una cuenta en Facebook que acostumbra revisar diariamente.

Lo que tratamos de decir con ambas cifras es que al ser una estrategia de marketing 360 una de las campañas más completas, la marca en cuestión tiene la oportunidad de llegar por distintos puntos, bajo diferentes formatos, pero siempre manteniendo un mensaje matriz que evitará que la comunicación falle, yendo desde un spot en televisión hasta un video en social media.

Sin embargo es preciso señalar que una estrategia de marketing 360, por estar en varios medios, puede ser compleja de diseñar y ejecutar, por lo que se sugiere cuidar 3 elementos en particular para evitar que la inversión termine en un gasto que hubiera sido mejor no hacer.

Conservar el mismo mensaje matriz

Al tener una diversidad de medios o canales por los que saldrá a la luz la campaña, es necesario que cada marca trate de comunicar y mantener el mismo mensaje matriz en todos los puntos de contacto con el target, es decir, que si habrá publicidad exterior, comerciales en televisión, publicaciones en redes sociales u otro tipo de medio, el mensaje principal que guiará toda la estrategia debe ser igual.

Pasar la delgada línea entre lo integral y lo intrusivo

Por tratarse de una de las estrategias más completas, puede pensarse que en algún punto la comunicación y contenido podría llegar a ser intrusivo, pero no necesariamente, es más, no debería ocurrir ni con este tipo de campañas. Si el mensaje es claro, así como su comunicación y se difunde manera correcta, no tiene porque ser molesta o intrusiva.

Tener previsto un presupuesto correcto

Dado que es una campaña integral que contempla múltiples canales, la inversión destinada para llevarla a cabo, además de poder requerir más de una agencia para su producción, es mayor. Por ello se debe ser consciente de que requerirá de más capital y es necesario que se esté preparado.

Aunado a los anteriores elementos, es conveniente señalar que este tipo de campañas debe aplicarse cuando en verdad se requiera de ella y realmente se pueda aprovechar cada medio y contenido publicado, en otras palabras, que lo invertido genere un ROI mayor gracias a esta estrategia de marketing.

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL