Definir “inteligente” en el sector retail puede llevarnos por varios caminos. No hay duda que las tecnologías han transformado a las tiendas minoristas, y lo seguirán haciendo.

De acuerdo con el reporte Forecast for the retal industry 2017 de Vend, la tendencia de las compañías de retail es ofrecer un servicio con mejor calidad, transparencia y sostenibilidad. Es decir, que las tiendas minoristas están incluyendo herramientas que maximicen su experiencia de compra con un costo menor, sin perder su promesa de marca.

UPS y comScore en su estudio UPS Pulse of the Online Shopper señalan que el sector minorista en mercados como Estados Unidos está apostando por facilitar la acción de compra en los consumidores. Por tal motivo, las plataformas de tiendas en línea están creciendo en estas regiones. Según el estudio, el 85 por ciento de los consumidores realizaron compas a través de tiendas en línea en 2016.

En este sentido, una de los desarrollos tecnológicos que está cobrando una mayor notoriedad a nivel mundial para el sector minorista es el uso de driverless o “autos autónomos”. Por ejemplo, en la región europea los consumidores tienen una opinión positiva de la implementación de vehículos autónomos. Una encuesta realizada por SPA Future Thinking muestra que, para el 18 por ciento de los encuestados este tipo de tecnologías representan una oportunidad de contar con mayor seguridad en las carreteras.

Sin embargo, este tipo de tecnologías tienen un impacto mucho mayor si hablamos de distribución en el sector retail. De acuerdo con un estudio de Fujitsu, el sector retail se volverá más inteligente gracias a la tecnología, especialmente por la integración de driverless y la robótica en las cadenas de suministro.

Por tanto, nos encontramos ante una de las tecnologías que posiblemente puedan cambiar el sector retail en un futuro cercano ya que el avance en inteligencia artificial y sistemas CRM pueden potenciar este tipo de tecnologías para mejorar la experiencia de los clientes.